Mexicanos honran a San Juan Pablo II

Mexicanos honran a San Juan Pablo II

Con el ingreso de una larga procesión compuesta por más de 150 cardenales y presidida por el Papa Francisco, se llevó a cabo la ceremonia de canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II.—(Notimex)

Con el ingreso de una larga procesión compuesta por más de 150 cardenales y presidida por el Papa Francisco, se llevó a cabo la ceremonia de canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II.—(Notimex)

MÉXICO, D.F.  (SUN).- La algarabía, los rostros húmedos, los rezos del alma, acompañados del grito de “¡Juan Pablo II te quiere todo el mundo!” se volvieron a hacer presentes en la Basílica de Guadalupe, lo mismo que la canción de “Amigo”, con la que los mexicanos recibieron por primera vez al llamado “papa viajero” hace más de tres décadas.

Al concluir la misa en homenaje a la canonización de Juan Pablo II, la urna que contiene la réplica de cera con el “pedacito de piel” que fue le fue donado a nuestro país, hizo un recorrido hacia la cripta en donde reposará la reliquia que podrá ser venerada por los mexicanos.

Entre aplausos y sollozos de la gente, cantos y “vivas”, los feligreses católicos acompañaron a la jerarquía católica de México al lugar en donde se le rendirá homenaje al ahora santo, Juan Pablo II.

Durante la homilía, el nuncio apostólico, Christophe Pierre, hizo un llamado a “imitar, venerar e invocar” a San Juan Pablo II, quien permanecerá para siempre en México como “el amigo que puede ser tocado, abrazado y amado; como el compañero de viaje siempre fiel; como el padre, el pastor, el hermano, el amigo que cumple su palabra, cuando dijo: ‘Me voy, pero no me voy’”.

El representante del Vaticano en nuestro país destacó que Juan Pablo II supo ser “extraordinario en lo ordinario, en el cumplimiento de sus propios deberes cotidianos de hijo, amigo, estudiante, obrero, seminaristas, sacerdote, obispo y papa”.

Christophe Pierre aseguró que el recuerdo de la mirada, durante sus visitas a México, quedó grabada a fin de que a través de ella se pueda descubrir el amor a Dios.

Al concluir la celebración en el altar mayor de la Virgen de Guadalupe, que acompañó a Juan Pablo II durante su pontificado, se trasladó la efigie de cera con la reliquia de primer grado para ser colocada en el columbario de la Plaza Mariana, donde permanecerá para ser visitada por los mexicanos.

A su paso por el atrio de la Basílica, hombres y mujeres mayores, lo mismo que jóvenes y niños no pudieron contener las lágrimas, los aplausos e incluso tomar una bendición al paso de la urna.

Un señor con una guitarra provocó que monjas, sacerdotes y feligreses entonaran las estrofas de la canción “Amigo”, de Roberto Carlos, con la que se recibió al llamado “papa viajero” durante su primera visita a México.

Como un “acontecimiento extraordinario”, calificó el nuncio la canonización de Juan Pablo II y Juan XXIII.

Después de develar una placa-homenaje, al pie de la estatua que se ubica a un costado de la plaza de la Basílica de Guadalupe, Christophe Pierre dijo “que hay que dar gracias a Dios por esto”.

Por otra parte, la Arquidiócesis de México afirmó que San Juan Pablo II fue engañado por el fundador de la Legión de Cristo, Marcial Maciel. En el semanario “Desde La Fe”, la jerarquía católica enfatiza que “tristemente Maciel lo engañó”.

Según testimonios, Maciel “le juró que era inocente y el papa lo creyó”.

Etiquetas: