La familia, principal preocupación

La familia, principal preocupación

Juan Pablo II y su legado a favor de este núcleo social

El presbítero Jorge Carlos Menéndez Moguel durante su charla en el Auditorio Juan Pablo II del Centro de Caridad San Francisco de Asís

¿En que se parecen Cristo y el Papa Juan Pablo II? Preguntó el sacerdote Jorge Carlos Menéndez Moguel al comienzo de la conferencia que impartió antenoche en el Centro de Caridad San Francisco de Asís, con motivo de la reciente canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II.

Antes de que alguien dijera la respuesta, él mismo respondió: “en que Jesús dijo el sermón de la montaña y Juan Pablo dijo una montaña de sermones”, lo que generó risas entre los asistentes.

Esos sermones de Juan Pablo II, principalmente los relacionados con la familia, fueron la parte medular de la ponencia presentada bajo el nombre “Enseñanza sobre la familia de los documentos de Juan Pablo II: El matrimonio y la familia; sobre los derechos de la familia”.

Tras destacar que es imposible hablar de todo lo que hizo el Papa, el padre Menéndez Moguel señaló que hay algunos temas recurrentes en el pontificado de Juan Pablo II que se pueden ver en tres aspectos: la organización de la curia, las encíclicas y exhortaciones que redactó y los mensajes que dijo en los países que visitó en sus 26 años de pontificado. “En estos tres niveles dejó ver el tema de la familia”.

Pero antes de abundar en cada punto se refirió a Juan Pablo II cuando era solamente Karol Wojtyla. “Como obispo escribió uno de los libros más bellos del siglo XX: ‘Amor y responsabilidad’ y cuando fue elegido Papa se descubre el libro que se vende como pan caliente, una obra muy fina de la filosofía del amor y que reveló la preocupación de Juan Pablo II por la familia, incluso antes de que fuera Pontífice”, señaló el sacerdote antenoche.

Posteriormente abordó los tres aspectos con los que se puede adivinar el pensamiento del ahora santo. “Uno de los primeros actos a favor de la familia cuando ya era Papa fue la organización, dentro de la curia, del Pontificio Consejo para la Familia en 1981″.

Añadió que el fin del Pontificio Consejo es promover la paternidad responsable, animar a la defensa de la vida, la formación de laicos en la pastoral familiar y cursos de formación para matrimonios, entre otros argumentos.

Agregó que algo que le debemos de agradecer a Juan Pablo es que en noviembre de 1981 entrega a la Iglesia el documento más importante de la familia: la Familiaris Consortio, una exhortación apostólica que se derivó de las proposiciones que los obispos le hicieron en el sínodo de ese año.

“La Familiaris Consortio trata sobre la misión de la familia cristiana en el mundo de hoy”, destacó.Otro aspecto de Juan Pablo que se le debe de agradecer es que varios de los viajes que realizó fue para asistir a las jornadas mundiales de las familias que el mismo instituyó.El padre concluyó su participación con una serie de frases de san Juan Pablo II sobre la familia y luego invitó a los asistentes a hacer algunas preguntas. Alguien le pidió su opinión acerca de los divorciados vueltos a casar. Recordó que quien está excomulgado prácticamente está expulsado de la iglesia y que en esta categoría se encuentran los que atentan con la vida directamente, los que atentan con la vida del romano pontífice, los que atentan con los espacios sagrados (eucaristía y sangre de Cristo), los que incurren en pecados doctrinales, los sacerdotes que violan el secreto de confesión y los que ordenan obispos sin mandato pontificio. “Los divorciados vueltos a casar no están en están en esa lista pero no pueden comulgar ni confesarse… la iglesia tiene que atender a los divorciados vueltos a casar como una madre misericordiosa”.Indicó que los divorciados vueltos a casar no pueden recibir la gracia de Dios a través de la eucaristía, pero la pueden recibir a través de sus obras. Y señaló que el papa Francisco no puede cambiar eso, pues “ningún papa puede cambiar la palabra de Dios”.- Jorge Iván Canul Ek

De un vistazo

Carta de los Derechos

Otro tema que se destacó es el de la redacción de la “Carta de los derechos de la familia” que escribió el 22 de octubre de 1983 y que entregó a gobiernos y presidentes, con el objetivo de presentar a contemporáneos, cristianos y no, los derechos fundamentales de la familia.

Vueltos a casar

Antes de que Juan Pablo II redactara Familiaris Consortio, los divorciados vueltos a casar estaban excomulgados y que después de ese documento dejan de estarlo, pero que eso no significa que puedan comulgar.

A favor

El padre lamentó, sin embargo, que las decisiones sobre la familia en algunos países obedecen a muchos criterios a los que no debe obedecer como la política, la economía o para quedar bien con alguien.




Volver arriba