Invitan a peregrinar en mayo a Izamal

Fiesta de la Inmaculada Concepción en Izamal, a la que la Arquidiócesis peregrinará el 4 de mayo

Recibimos el siguiente comunicado de monseñor Emilio Carlos Berlie Belaunzarán, arzobispo de Yucatán, y el presbítero Fernando José Sacramento Ávila, vicario episcopal de Pastoral

A los presbíteros y diáconos, a los consagrados y consagradas, a todos los fieles laicos:

¡Paz, alegría y gozo en el Señor Resucitado! Celebrada la Pascua del Señor por quien vivimos y, con la experiencia todavía cercana de la canonización de los Santos Padres Juan XXIII y Juan Pablo II en la que el Señor nos ha regalado dos caminos de santidad como modelo para vivir la vida nueva que nos ha comunicado, convoco a todos a la Peregrinación Arquidiocesana a Izamal para reunirnos alrededor de Nuestra Madre Santísima, como cada año, y renovar la consagración de nuestra Iglesia de Yucatán a su protección y guía.

En la oración que hemos recitado constantemente por nuestro Año Pastoral 2013-2014 le hemos pedido a Nuestra Señora de Izamal: “Sé nuestro modelo de respuesta a Dios”. Acérquemonos a Ella, congregándonos el próximo domingo 4 de mayo, a las 9 a.m., para rezar el rosario con el que nuestra generación la felicita por las grandes obras que el Señor ha hecho en Ella.

Inmediatamente, a las 10 a.m. celebraremos la Eucaristía, a la que invitamos especialmente a las pequeñas comunidades parroquiales que han iniciado la confrontación de su vida con el Evangelio para que las pongamos bajo la especial protección de San Juan XXIII, promotor del Concilio que declaró a la Iglesia como Misterio de Comunión, señalando así la prioridad de ser comunidad de comunidades. Al final tendremos un momento también para recordar a San Juan Pablo II, a quien pediremos proteja y guíe al pueblo maya, al que visitó como enviado del Señor Jesús hace casi 21 años.

Como hijos de María, acudamos a esta concentración que seguramente nos hará vivir la alegría de estar con el Señor en unión con María y los hermanos que nos han precedido, en el triunfo sobre la muerte, a la gloria del Padre. Les esperamos.




Volver arriba