“Hay que confiar en Dios”

La seguridad en Él vence al miedo, dice el Arzobispo

Monseñor Emilio Carlos Berlie Belaunzarán pronuncia su homilía durante la misa de clausura de la Asamblea Diocesana de Pastoral, ayer

La confianza en Dios nos ayuda a vencer el miedo, las dificultades y otros problemas en la vida, aseguró el arzobispo de Yucatán, monseñor Emilio Carlos Berlie Belaunzarán, en la misa de clausura de la Asamblea Diocesana de Pastoral, que se efectuó ayer en el Centro de Convenciones Yucatán Siglo XXI.

“Nuestro Señor no quiere que vivamos con miedo, sino con confianza. Hay que confiar en Dios aun en los momentos más difíciles y más inciertos”, declaró.

Ése fue el mensaje que pidió que recordaran los asistentes a la ceremonia, con la que se clausuró un año de trabajo y se inició el siguiente. El Arzobispo también afirmó que conducirse según el Evangelio de Cristo lleva a las personas a vivir en paz y recordó que hay que destinarle tiempo a Dios. “Es pura cuestión de prioridades”, expresó sobre los momentos que se dedican a las actividades cotidianas y la oración.

Omar Buenfil Guillermo, director de la Oficina de Pastoral, informó que en la asamblea participaron cuatro mil personas de 14 decanatos y 151 comunidades, entre parroquias (108) y rectorías (43) de Yucatán.

Asistieron agentes que prestan diversos servicios en las comunidades, coordinadores de apostolados, catequistas, integrantes de coros, religiosas y sacerdotes.

En la misa se presentó la evaluación del curso 2013-2014 y el proyecto de trabajo 2014-2015 que se dividirá en dos núcleos: combatir la pérdida de sentido comunitario y el individualismo y evitar la dispersión de acciones.- Claudia Sierra Medina

Asamblea | Datos

Los participantes realizaron compromisos para el nuevo ciclo de actividades.

Objetivos

Para ser mejores agentes y servidores: vivir constantemente el proceso de conversión que lleva a la santidad; formación permanente para lograr una superación constante como agente de pastoral; fomentar la Comunión en las reuniones de trabajo, materiales didácticos, técnicos y humanos; tener presente que somos llamados a servir y no a servirnos de los demás, entre otros más.




Volver arriba