Emotiva Vigilia Pascual

Celebran en la Pastoral del Amor la resurrección

1 / 2


Sobre estas líneas el padre Omar Magaña Castillo levanta el cirio pascual durante la celebración del fuego nuevo. A la izquierda niños y jóvenes que acuden al catecismo en Pastoral del Amor celebran junto con sus familiares la Vigilia Pascual por la resurrección del Señor


Los momentos solemnes se mezclaron con los alegres y hasta divertidos en la Vigilia Pascual realizada en la Pastoral del Amor, donde entre aplausos y cantos se celebró la resurrección del Señor.

Fue una ceremonia emotiva, en la que se conjugó el carisma de las personas que acuden al catecismo en la Pastoral o viven en el sitio, quienes espontáneos y con inocencia disfrutaron de la ceremonia del encendido del fuego nuevo y la bendición del agua, y la aspersión de la misma por el sacerdote Omar Magaña Castillo, para recordar el bautismo.

Como se acostumbra, primero se realizó la ceremonia del fuego nuevo, y una vez hechas las oraciones y encendido el cirio pascual, el sacerdote pasó el fuego, símbolo de la luz de Cristo, a todos los presentes.

Paulatinamente todas las velas se fueron encendiendo, y continuó la misa con las lecturas, hasta llegar a uno de los momentos más emotivos e importantes de la Vigilia Pascual, el canto del Gloria, que fue acompañado de aplausos y el sonido incesante de las campanas.

Mientras esto ocurría, David Cab Pech, quien el Viernes Santo representó a Jesús en el vía crucis, salió del “sepulcro”, para simbolizar la resurrección de Cristo.

Detrás de él, varios feligreses le siguieron para llevar al altar ofrendas.

El joven que tiene discapacidad múltiple y no habla, mostró que a pesar de su condición entendía bien lo que sucedía a su alrededor, y abrió las brazos en señal de triunfo, al igual que la imagen de Jesucristo que se encontraba impresa en una mampara a un lado del altar.

Divertida sorpresa

Una de las sorpresas que emocionó a los niños y jóvenes, así como al resto de los presentes, llegó al momento de la homilía, cuando el Pbro. Omar señaló que era un día de gozo y alegría y había traído un invitado.

Por unos segundos dejó el altar para ir en busca del invitado, que era nada más y nada menos que el mismísimo Jesús, o al menos un títere que lo representaba.

El sacerdote mostró sus dotes de ventrílocuo, y de manera divertida explicó el significado de la fiesta.

Hizo notar que muchos iban vestidos de blanco, y preguntó si sabían por qué, “dicen que es por ti”, expresó el sacerdote, y entonces “Jesús” citó que el color representaba la pureza y la santidad.

También indicó que el encendido de las velas es porque El es la luz, y con ella ilumina la vida de las personas.- Iris Ceballos Alvarado

Etiquetas: