El Evangelio es vida

Cuarto Domingo de Cuaresma

En tu casa algún día estaré.

Mientras llego, soy pueblo de paso.

Soy peregrino en un camino cíclico.

Soy tu pueblo nuevo

pero con viejas mañas.

Como tu carne y bebo tu sangre,

carne y sangre de inocente

pero me gusta degustar

la carne y sangre de mis hermanos,

sazonados desde el paraíso,

para paladares caníbales.

Y en esa carnicería,

saciamos viejos y nuevos instintos;

lejos de tu casa,

y muy cerca de tu olvido.

Hoy nos llamas, somos tus hijos

pecadores unos y otros:

unos lejos de ti, pecando

y otros cerca de ti, pecando

pero somos un pueblo arrepentido;

aquí están nuestras manos y pies.

Aquí nuestros cuerpos desnudos y hambrientos.

Hagamos fiesta, pecadores,

porque este pueblo hermano

estaba muerto y ha vuelto a la vida.

Estaba descuartizado y se ha vuelto uno.

Mérida, Yucatán, 30 de marzo de 2014.

[email protected]

—–

*) Presbítero católico

Las citas

“La misericordia de Dios es como un arroyo desbordado. Arrastra los corazones cuando pasa”

-Juan María Vianney “Santo cura de Ars” (1786-1859)

Presbítero católico francés

comunidades. catolicos

“El Sacramento de la Reconciliación, al que también se le llama penitencia o Confesión, es uno de los regalos más valiosos que Dios ofrece a sus hijos”

-Padre Juan Puigbó

Misionero del Sagrado Corazón y presbítero católico

sacredheartchapel.org




Volver arriba