Reinventan el árbol de Navidad

Peculiar exhibición de 39 diseñadores con fines altruistas

1 / 2


Arriba, "árbol de Navidad" creado por Jean Paul Gaultier, y, a la izquierda, una visitante mira la creación de Stella Cadente (centro)


PARÍS (EFE).- Treinta y nueve diseñadores crearon inusuales árboles navideños que serán expuestos a partir de hoy en París y subastados el 9 de diciembre para donar lo recaudado a una fundación de lucha contra el cáncer.

En su decimoctava edición, los “Árboles de Navidad de creadores” muestran desde un abeto de huevos de oro coronado por un pájaro, obra de Louis Vuitton, hasta el diminuto arbolito de apenas tres dedos de altura de la francesa Olivia Putman.

Es una iniciativa que puso en marcha la periodista de moda francesa Marie-Christiane Marek en 1995 y desde entonces apoya diferentes causas, como el sostenimiento de huérfanos y la lucha contra el sida en niños.

Beneficiaria

Desde hace tres años, la fundación AVEC recibe los beneficios de la subasta.

No pasa inadvertida la obra de papiroflexia del japonés Kenzo Takada, quien imaginó “algo relacionado con la felicidad y la suerte”. Kenzo explica que en su país las figuras de papel, u origami, dan buena suerte cuando tienen forma de grulla.

“Hemos hecho unas mil grullas de origami de modo simbólico para que den muy buena suerte”, dice el nipón, sonriente, cerca del árbol al que Jean-Paul Gaultier no resistió la tentación de colocarle uno de sus clásicos corsés.

Kenzo participa en la iniciativa de Marie-Christiane desde el comienzo, al igual que el diseñador y artista argentino Rubén Alterio, quien en esta ocasión olvida el abeto de Navidad para acercarse más a la tradición cristiana a través de una pintura. “He deseado ir más allá del árbol y me he encontrado con los retablos de las iglesias y la Trinidad, que corresponde muy bien al trabajo que estoy haciendo ahora, un sistema de volúmenes”, dice el sobrino del actor Héctor Alterio.

Pero no todos los participantes son veteranos, algunos debutan, como es el caso de Yiqing Yin o Didier Ludot, quien presenta para la ocasión el “petite robe noire (vestidito negro)”.

Aquella creación de Coco Chanel que popularizó Audrey Hepburn en “Desayuno con diamantes” reaparece ahora dibujado en el frontal de un abeto al que se han añadido bordados que simulan la decoración del árbol.

“He querido mostrar que un ‘vestidito negro’ es el regalo que todo hombre debe hacer a la mujer a la que ama y lo hemos retrabajado para que sea el vestido ideal que una mujer pueda llevar junto a sus hijos en las fiestas navideñas”, explica el diseñador, que se dice muy contento por esta primera participación en el evento.

Entre estos abetos también hay lugar para los sabores navideños, pues el chef Yannick Alléno (tres estrellas Michelin) participa con un árbol que muestra fotografías de platos típicamente navideños.Y en la capital del perfume los aromas también se han hecho un hueco de la mano de Dali Parfums y el perfumero Francis Kukdjian, quien propone un árbol volátil, que puede olerse al pasar, compuesto por aromas de pan de especias y manzanas de caramelo.




Volver arriba