Quiere morir como marista

El hermano Pablo Hernández, 70 años de entrega

El hermano Pablo Hernández García recibe la Comunión de manos del Arzobispo, auxiliado por el padre Jorge Carlos Menéndez Moguel
1 / 2


El hermano Pablo Hernández García recibe la Comunión de manos del Arzobispo, auxiliado por el padre Jorge Carlos Menéndez Moguel
El hermano Pablo dirige su mensaje, en presencia de los padres Jorge Antonio Laviada Molina, Tomás Esteban Anaya Morales y Óscar Viñas Olvera, al concluir la misa de ayer en la Universidad Marista


Familiares, amigos y ex alumnos del hermano Pablo Hernández García dieron gracias a Dios por el don de la vida religiosa del marista, en la ceremonia eucarística que presidió el arzobispo de Yucatán, monseñor Emilio Carlos Berlie Belaunzarán, ayer en la Universidad Marista.

El religioso celebró setenta años de vida consagrada en el marco de la fiesta de San Marcelino Champagnat, fundador de los maristas.

“Gracias, Señor, por todas estas alegrías que me has concedido, pero también por los momentos menos gratos que he tenido. Gracias por todas las amistades de alumnos, ex alumnos, maestros y padres de familia”, expresó el hermano Pablo.”Gracias por haberme llamado a esta congregación dedicada a Nuestra Buena Madre, la Virgen María”. “Te pido, Señor, la gracia de la perseverancia en mi vocación hasta mi muerte, pues vale la pena vivir y morir como hermano marista”, expresó el hermano Pablo ante las decenas de personas que se reunieron en el Salón de Usos Múltiples “Doctor Jorge Muñoz Rubio”.

El Arzobispo concelebró con los padres Jorge Carlos Menéndez Moguel, capellán de la Universidad Marista; Jorge Antonio Laviada Molina, rector del Seminario; Jorge Óscar Herrera Vargas, Tomás Esteban Anaya Morales y Óscar Viñas Olvera.

En la homilía, el prelado recordó las palabras de San Juan Pablo II acerca de que el consagrado es el que afirma y vive en sí mismo el señorío absoluto de Dios, que quiere ser todo en todos.

“Es ese regalo que Dios hace a las personas que Él ha elegido el que ha depositado en la persona del hermano Pablo y, con ello, el de contribuir con su vida y su testimonio al engrandecimiento del Reino a lo largo de setenta años de vida religiosa, vida de fe y de entrega generosa desde su infancia y primera juventud en su natal Arandas, Jalisco, donde de la mano de sus padres aprendió a conocer a Jesús y comprometerse con su causa”.

El prelado también hizo un repaso de las obras maristas y de la vida de San Marcelino Champagnat.

Al final de la misa, el hermano Pablo dirigió un mensaje en el que recordó, entre otras cosas, que monseñor Berlie ha presidido las celebraciones de sus 50, 60 y 70 años de vida consagrada.- Claudia Sierra Medina

Aniversario | Festejo

El hermano Pablo realizó su primera profesión religiosa el 8 de diciembre de 1944.

Admiración

Miguel Baquedano Pérez, rector de la Universidad Marista, se declaró agradecido con el hermano Pablo, a quien admira y respeta. “Es un placer ser su compañero de trabajo”.

Hombre de fe

Alfonso Hernández y Hernández, sobrino del religioso, quien es vicerrector de la institución académico, aseguró que su tío es “un hombre de mucha fe”.

Ofrendas

Una sotana y un cíngulo, símbolo de la entrega total del hermano.




Volver arriba