¿Por qué hacer una desintoxicación?

Gaby Vargas (*)

Es necesario balancear y compensar los excesos y carencias al comer

La mayoría de nosotros “consentimos” al cuerpo durante los fines de semana y vacaciones; lo saturamos de todo tipo de alimentos y bebidas -nutritivos y nada nutritivos- sin miramiento alguno. ¡Está bien!, para eso son los días de descanso. Sin embargo, es necesario balancear y compensar los excesos y carencias para mantener la salud, el peso óptimo y un buen nivel de energía.

Por lo anterior, te invito a realizar una desintoxicación o detox un día a la semana que nos ayudará a sanar y rejuvenecer. En verdad te la recomiendo. La desintoxicación fue una opción que contemplé de manera personal, y, para llevarla a cabo, dediqué muchas horas a investigar la mejor forma de hacerla.

Si eres una persona sana, no tienes diabetes, no estás embarazada y no eres menor de edad, nada mejor que ponerte un día a dieta sólo con jugos. Ya sé, ya sé lo que piensas, sin embargo, te invito a hacer la prueba un día, para comprobar que no te da hambre, que te sientes ligero, contento y lleno de energía. Sólo necesitas una actitud entusiasta.

Los expertos en salud nos recomiendan tomar al menos nueve raciones de frutas y verduras al día, para favorecer la salud, la energía y el rejuvenecimiento, y evitar muchos males. Tomar jugos nos proporciona una gran cantidad de vitaminas y minerales, además de numerosas bondades que serían imposibles de lograr si ingiriéramos las verduras y las frutas de manera sólida.

Además, imagina que los nutrientes de un jugo son como canicas que pasan libremente al torrente sanguíneo a través de un enrejado, en cambio, la absorción se dificulta si los alimentos son sólidos como pelotas de tenis.

¿Qué nos intoxica?

Son tóxicos en mayor o menor grado los colorantes, aditivos, conservadores contenidos en los alimentos, así como los químicos agrícolas y pesticidas que se usan en la siembra. También lo son la polución en el aire y los medicamentos, por dar algunos ejemplos. Si bien el cuerpo tiene los mecanismos para limpiarse solo, hay ocasiones en que el proceso se hace lento, dada la acumulación de toxinas. Esto ocasiona que haya un desbalance químico que afecta tu sistema inmunológico.

No hay reglas: puedes mezclar frutas y verduras crudas y las combinaciones son infinitas. Es cuestión de experimentar con una licuadora o con un extractor. La diferencia entre una y otra es que en la licuadora el jugo conserva la fibra, y en el extractor sólo se obtiene el jugo. Una opción es emplear las dos herramientas. Pero si optas por la licuadora, procura que los ingredientes no se calienten al molerlos, para conservar todos los nutrientes. Para eso puedes agregar unos cubos de hielo o fruta o verdura congelada.

Al principio, puedes incorporar una o dos frutas con cáscara para darle un sabor dulce; conforme te acostumbras puedes hacerlo más verde, ya que entre más verde, más nutritivo.

Lo básico para la preparación. Piensa que una base + ingredientes principales + ingredientes opcionales= delicioso jugo. Para la base elige pepino, manzana verde, naranja o zanahoria.

Ingredientes principales: escoge dos, entre apio, calabaza, espinaca, brócoli, kale o col rizada; lechuga romana, espárragos, jitomate, col morada, betabel, coliflor, pimiento o ejotes.

Para los ingredientes opcionales que dan sabor al jugo, escoge hasta tres, entre limón, jengibre, cilantro, aguacate, perejil, pimienta de Cayena, canela, hojas de menta u hojas de albahaca.

Experimenta de acuerdo a tu gusto y ¡disfruta!Continuamos.. —–www.gabyvargas.com

(*) Escritora




Volver arriba