Pesadillas, señal de trastornos

Pesadillas, señal de trastornos

Un estudio revela que se relacionan con la psicosis

Los niños que sufren con regularidad y a lo largo de los años de pesadillas y terrores nocturnos podrían sufrir males mentales

LONDRES.- Que un niño se despierte a mitad de la noche con pesadillas es normal. Incluso, que experimente terror nocturno. Pero no que ocurra con regularidad y a lo largo de los años.

Investigadores en Reino Unido afirman que si esto pasa puede ser un síntoma temprano de un trastorno psicótico. Es la conclusión tras 12 años de estudio.

De acuerdo con el trabajo que se publica en la revista “Sleep”, y del que reporta la BBC, si bien la mayoría de los niños tiene pesadillas aquéllas que son más persistentes pueden ser una señal de algo mucho más serio.

Tener terrores nocturnos con gritos y patadas durante el sueño y dificultad para despertarse completamente aumenta el riesgo.

Seguimiento

Los especialistas dieron seguimiento a 6,800 menores hasta que tenían 12 años y a cuyos padres se les preguntó con regularidad sobre algún problema de sueño de sus hijos. Al final se realizó una evaluación para determinar experiencias psicóticas, como alucinaciones, delirio y la idea de que sus mentes estaban siendo controladas.

El estudio demostró que la mayoría de los niños tuvo pesadillas en algún momento. Pero en el 37% de los casos los padres informaron de problemas con pesadillas durante varios años consecutivos.

Uno de cada 10 niños tuvo terrores nocturnos, generalmente entre los tres y los siete años de edad.

El equipo de la Universidad de Warwick concluye que las pesadillas y los terrores a largo plazo estaban vinculados con un mayor riesgo de problemas mentales en otras etapas de la vida.

De un vistazo

Terrores nocturnos

Son trastornos del sueño en los cuales una persona se despierta rápidamente y aterrorizada. Son más comunes en los niños de 5 a 7 años.

Origen

La causa se desconoce, pero pueden ser desencadenados por la fiebre, la falta de sueño o por períodos de alta tensión emocional, estrés o conflictos personales.




Volver arriba