Valentino depura sus líneas vegetales de Alta Costura

 

Mercedes Álvarez

PARÍS (EFE).- La colección de Alta Costura de otoño-invierno imaginada por Maria Grazia Chiuri y Pierpaolo Piccioli para la emblemática firma italiana Valentino desfiló hoy en medio de un frondoso decorado, acorde con los motivos vegetales de sus modelos.

En los salones del palacete Salomon de Rothschild, ante la mirada del fundador de la casa, Valentino Garavani, y de la estrella televisiva estadounidense Kim Kardashian, se presentó una línea recubierta de estilizados ornamentos naturales.

Las esquemáticas espigas y flores de largos tallos, resaltadas como si se tratara de siluetas, guiaron la mirada sobre el blanco de faldas y vestidos de cortes depurados.

Las siluetas griegas oscilaron entre fluidos vestidos recogidos en el hombro y holgadas togas largas de lana de corte perfecto.

Las tiras de cuero envolvieron algunos recatados bustos de manga larga, escotes en “V” y finas cinturas, a la vez que los filamentos de las sencillas sandalias planas escalaban por la pierna hasta la rodilla.

El rigor impuesto por los conjuntos en blanco y negro cedió el paso a las transparencias de arabescos geométricos, a la lluvia de margaritas y a las flores secas.

Valentino recubrió prendas enteras con plumas, construyó abrigos de corte impecable, remató en flecos una falda cortada en tablas y forzó los drapeados.

La paleta se amplió al oro viejo, al oscuro esmeralda, los pesados cítricos y ocres, el azul desgastado, el “nude” y, por supuesto, el emblemático rojo de la casa.

Garavani, que abrió su primer estudio de costura en Roma en 1959, sigue acudiendo a los pases de su firma, a pesar de que se despidió de estos exclusivos focos con un desfile en el Museo Rodin de París en enero de 2008.

En octubre de ese mismo año, Maria Grazia Chiuri y Pierpaolo Piccioli fueron nombrados directores artísticos de Valentino y desde entonces no han hecho más que despejar las dudas sobre el rumbo que tomaba la casa en sus manos.




Volver arriba