Terciopelo en John Galliano

Terciopelo en John Galliano

Elegancia, brillo y cromatismo en la pasarela de París

Un diseño de Maxime Simoëns presentado en París

PARÍS (EFE).- El terciopelo de los vestidos y las botas con cresta de antílope surgieron de la mente de Bill Gaytten para la colección de John Galliano de otoño invierno, temporada en la que también se da cita la pedrería cósmica de Maxime Simoëns.

Si el terciopelo absorbió la luz, el brillo la devolvió en todo su esplendor en los diseños de John Galliano que se fundieron en una paleta de gris, azul claro, Burdeos, rosa, mostaza, marino, crema, chocolate y caramelo.

Si se observan las prendas con detenimiento se aprecia una fuerte presencia del universo animal, ya sea por la imitación del cocodrilo, con neopreno y terciopelo, o por el uso de pieles exóticas como el lagarto y el antílope.La silueta de Gaytten se ajustó con un cinturón, de tres piedras redondas y talladas del tamaño de un puño, que recubrió los altísimos pantalones capri y las faldas por la rodilla con tablas anchas y bajas.

Los escotes en V curva y los abrigos blancos con cremalleras dieron un ligero toque futurista a una colección, que se fundió ayer en degradados cromáticos en el Palacio de Tokio, en el marco de la Semana de la Moda de París. Entre los detalles sobresalen las múltiples capas de flecos recortados y ordenados, las pecheras de los suéteres con una banda rectangular de pelo, y los guantes de lana con manguitos a juego.

Sólo blanco y negro para representar el universo. El francés Maxime Simoëns se limitó a la sobriedad cromática para concentrarse en cortes y detalles. “Me inspiré en la película ‘Gravedad’ y la idea también era ’2001. Una odisea del espacio’”. Simoëns quería “hacer soñar” pero manteniendo los pies en el prêt-à-porter “porque se tiene que poder vender”.

París | Diseños

También presentaron sus propuestas Kenzo y Andrew GN, diseñador de Singapur.

“Mulholland Drive”

El dúo creativo de Kenzo, Humberto León y Carol Lim, confió a David Lynch el decorado del desfile y la música.




Volver arriba