El vitiligo se sube a las pasarelas con Chantelle

La canadiense, la primera modelo con esa condición

6_120514p8vit21
1 / 2


La canadiense Chantelle Brown-Young en sesiones de moda


MADRID.- Tiene 19 años, es canadiense y es una de las participantes de la nueva edición de “America’s Next Top Model”, el popular programa de la cadena CW.

La historia de Chantelle Brown-Young sería el típico relato de una joven que deja su ciudad para probar suerte en el mundo de la moda si no fuera porque desde los cuatro años sufre vitiligo. Una enfermedad degenerativa que afecta considerablemente al aspecto físico porque los melanocitos, que son las células responsables de la pigmentación de la piel, desaparecen y dejan de producir melanina. Esto se traduce en una piel con manchas mucho más claras que el tono natural.

Sin embargo, como reporta el diario “El País”, el vitiligo no ha sido un impedimento para que Chantelle luche por mantener la que ya se perfila como una prometedora carrera en la industria de la moda. De momento es la más popular de las concursantes del programa que busca a la nueva “top” de Estados Unidos, es la protagonista de una espectacular sesión de fotos para Showstudio a cargo del fotógrafo Nick Knight, ha desfilado para varias marcas y su historia está siendo muy compartida en redes sociales (sólo en Instagram tiene más de 100,000 seguidores). Además, se ha convertido en todo un referente y una inspiración para aquéllos que sufren la enfermedad que en su día popularizó Michael Jackson.

Ella se define a sí misma como “modelo-portavoz del vitiligo” y asegura que la convivencia con su piel no siempre fue tan fácil como ahora. “De pequeña sufrí mucha discriminación y solían llamarme cebra o vaca”, asegura en una entrevista publicada por “Thosegirlsarewild” en YouTube. “He tenido que explicar que no soy un monstruo, que no hago daño”.

Para Chantelle todo es mucho más simple de lo que pueda parecer. “Hay gente que tiene la piel negra y hay gente que tiene la piel blanca. Yo simplemente tengo las dos”. Toda una lección, no sólo de superación sino también de sabiduría. Un ejemplo más de que en la moda la diversidad es bienvenida.




Volver arriba