Bolsos, tacones y tobillos al aire en la semana de moda masculina de Londres

1 / 5


Un par de modelos muestran un diseño de la colección otoño-invierno 2014 durante un desfile celebrado en el ámbito de la Semana de la Moda Masculina de Londres.—(EFE)
Un par de modelos muestran un diseño de la colección otoño-invierno 2014 durante un desfile celebrado en el ámbito de la Semana de la Moda Masculina de Londres.—(EFE)
Un par de modelos muestran un diseño de la colección otoño-invierno 2014 durante un desfile celebrado en el ámbito de la Semana de la Moda Masculina de Londres.—(EFE)
Un par de modelos muestran un diseño de la colección otoño-invierno 2014 durante un desfile celebrado en el ámbito de la Semana de la Moda Masculina de Londres.—(EFE)
Un par de modelos muestran un diseño de la colección otoño-invierno 2014 durante un desfile celebrado en el ámbito de la Semana de la Moda Masculina de Londres.—(EFE)


LONDRES (EFE).- Bolsos, zapatos de plataforma, pantalones cortados por encima del tobillo y jerséis de punto sorprendieron en las pasarelas de la semana de moda masculina de Londres, que concluye hoy después de tres días de desfiles y fiestas.

La cuarta edición de la semana de moda para hombres London Collections- Men comenzó este lunes en la capital británica, con la presencia de alrededor de cien diseñadores internacionales, personajes famosos y compradores de más de 45 países.

Firmas de moda de la talla de Barbour, Paul Smith, Tom Ford y Burberry ponen fin hoy a un ciclo de moda marcado por las tendencias femeninas.

La estética rompedora del diseñador irlandés JW Anderson, de 30 años, que cruza los límites del género y lleva la esencia femenina a las prendas masculinas, protagonizó uno de los desfiles estrella de esta cita de moda para hombres.

Anderson llevó a la pasarela londinense pantalones cortados por encima del tobillo, para llevar con zapatos de plataforma y tacón, sin calcetines, conjuntados con camisas sin mangas y con escote, caftanes asimétricos, chaquetas de manga larga, abrigos plisados y bolsos rígidos diseñados especialmente para hombres.

Para los más tradicionales, el irlandés presentó también una línea de prendas de punto y cachemira, en la que reinaban los colores claros, blanco y beige, el rojo y el azul eléctrico.

La marca londinense Alexander McQueen deslumbró en la pasarela con destellos dorados en una colección completamente negra y gris, formada por faldas escocesas sobre pantalones y jerséis anchos que parecían tejidos a mano.

El invierno también desfiló de la mano del diseñador Christopher Raeburn, quien sumergió al público en un ambiente gélido con una banda sonora que evocaba el Ártico e incluía aullidos de perros de trineo.

Sus abrigos de pelo, apodados “abrigos de osito de peluche” por la crítica británica, y sus chaquetas “bombers” con pelo en el cuello fueron las protagonistas de su desfile, así como las americanas bicolor y las prendas de tono añil.

Por otro lado, el diseñador escocés Christopher Kane, icono de moda femenina y una de las firmas estrella de la semana de la moda de Londres, sorprendió con camisetas y sudaderas brillantes, decoradas con formas científicas como la secuencia del ADN, trajes, ropa de abrigo y tejidos de punto.

Un abrigo de color azul cobalto fue el más comentado de su colección.

Destacaron también las líneas de ropa de James Long, Richard James y Hackett, firma presentada por el exjugador de rugby y modelo escocés Thom Evans.

La diseñadora de ropa de hombre Lou Dalton, conocida por su capacidad de fusionar estilos clásicos con ideas modernas, abogó en Londres por una colección que mezcla el estilo de ciudad y de campo y que diseñó inspirándose en la vestimenta de obreros y granjeros.

Así, la pasarela se vio llena de camisas de pana, prendas de punto resistentes, camisas de franela acolchadas y vaqueros desteñidos, y el verde y el marrón marcaron su paleta de colores.

La diseñadora británica, residente en el este de Londres, también presentó una línea de prendas urbanas para resistir el frío de la capital del Reino Unido, como abrigos de corte ancho y suelto y chaquetas de aviador con adornos de piel de oveja desmontable.

“En los dos últimos años, London Collection- Men ha contado la historia de una capital de la moda masculina que es la mejor del mundo. En esta edición contamos con alrededor de 100 de los mejores diseñadores de ropa de hombre del mundo”, señaló el director de esta muestra, Dylan Jones, quien pone el broche final al evento esta noche con una cena íntima y una fiesta.

La semana de la moda masculina se inauguró este lunes con una fiesta en la tienda de Dolce & Gabbana, en el centro de la ciudad, dirigida por la cantante australiana Kylie Minogue, a la que acudieron el rapero londinense Tinie Tempah, el modelo David Gandy y el DJ y presentador Nick Grimshaw.

“La moda masculina emplea a miles de personas e inyecta miles de millones en la economía, así que es importante que la gente no la menosprecie. Es enormemente poderosa”, opinó Robert Johnson, director de la revista norteamericana de moda masculina GQ.- Alejandra Olcese.




Volver arriba