Arreglo de manos y normas de etiqueta

El cuidado y la expresión de las manos dicen mucho de nosotros

Pilar Varas Gómez (*)

Estrenamos año y tenemos trescientos sesenta y cinco días por delante para asistir a muchos compromisos sociales: desayunos, comidas, cenas, cumpleaños, bodas, bautizos y sinfín de cosas que celebrar.

Ir a estos eventos nos obliga a preocuparnos por lucir un cabello bonito, un buen maquillaje o una buena manicura, pero a las manos desgraciadamente les prestamos muy poca atención, por no decir que las descuidamos con bastante frecuencia.

Hay tratamientos muy eficaces tanto para las manos como para las uñas, capaces de conseguir que nuestras manos luzcan bellas en todo momento, aun cuando nuestra profesión exija exponerlas a la intemperie o productos agresivos que las dañan.

Las manos son muy importantes, pues cuando saludamos o nos presentan a alguien son lo primero que ofrecemos y, aunque no lo crean, las manos hablan por nosotros, no sólo son un referente de edad sino también del trabajo que realizamos o el deporte que practicamos.

Las manos dicen mucho de nuestro estado de ánimo y nuestra personalidad, si estamos cansados, si no le prestamos demasiados cuidados todo esto se verá reflejado en el primer golpe de vista hacia nuestras manos.

Hay todo un lenguaje de gestos en el que las manos son protagonistas. Expertos en protocolo, sociólogos y asesores de imagen, entre otros, saben que por medio de las manos se puede transmitir un mensaje más poderoso que las propias palabras, pero para eso hay que saber moverlas usando las técnicas y herramientas correctas.

No todo el mundo tiene las uñas largas y perfectas que dan elegancia a la mano, pero sí las podemos cuidar. Existen esmaltes de todos los colores que combinan con la ropa o el tono de labios.

Evite morderse las uñas, quitarse los pellejitos que sobran y, si es una dama, las uñas pintadas deberán estar en perfecto estado; es mejor llevar las uñas sin pintar pero limpias o utilizar sólo brillo que llevarlas descascarilladas, esto da la impresión de descuido y dejadez. Y estaría muy bien que como propósito de año les dedicásemos un poquito más de atención.

—–

*) Experta en protocolo y etiqueta, y artista plástica. Correo: pvarases@yahoo.




Volver arriba