Armani, DSquared y Cavalli protagonizan el cierre de la Pasarela de Milán

Modelos presentan creaciones de la firma canadiense Dsquared2 en la Semana de la Moda de Milán, Italia.- (EFE)

ROMA, Italia (EFE).- Milán cierra su semana de la moda masculina dedicada a la próxima temporada otoño-invierno con la estética penitenciaria de DSquared2, la sobriedad invernal de Giorgio Armani y la propuesta selvática y precolombina de Roberto Cavalli.

El hombre invernal del próximo año, según Armani, sustituirá las americanas por gruesas chaquetas de lana y estará caracterizado por la sobriedad y la sofisticación.

También llevará pantalones de traje en colores oscuros, chaquetas de lana en negro, en ocasiones con algún detalle en burdeos o azul eléctrico, camisas vaporosas y largos abrigos tres cuartos en paño.

Los gemelos canadienses de DSquared2, firma acostumbrada a sorprender al público milanés durante las distintas semanas de la moda, ya anunciaron que era “la hora de la disciplina”.

La puesta en escena consistió en el tránsito que un hombre experimenta desde que entra en prisión hasta que la abandona, camino de la libertad.

Una estética penitenciaria que vestirá al hombre de DSquared2 en la próxima temporada otoño-invierno.

La cárcel como final provisional de un hombre agresivo, que viste camisas de fuerza de diseño, pantalones en cuero y cálidos abrigos en naranja flúor, la divisa de los correccionales estadounidenses.

Por el contrario, al salir de prisión, es el momento de una estética cándida, de los pantalones de traje, de los largos abrigos de cachemira beige, de los abrigos de piel blanca o de los jerséis de lana y seda en burdeos.

Por último, Roberto Cavalli convirtió la pasarela de Milán en una improvisada selva poblada por hombres de estética precolombina, con tocados en la cabeza de plumas y pedrería y ataviados de prendas con detalles animales, sin dejar de lado la elegancia.

De este modo, el traje de chaqueta clásico dio lugar a una mezcla de pantalón liso y de camisa con estampado de animales como el leopardo, la cebra, el bisonte o la serpiente.

Todo el conjunto, sin excesos de color, con una presencia constante del gris, que será el verdadero protagonista en el hombre de Cavalli del próximo otoño-invierno.




Volver arriba