Los genes determinan la hora de irse a dormir

Descubrimiento de científicos de Estados Unidos

LONDRES.- El que prefieras aprovechar los primeros rayos de luz del día o quemarte las pestañas bajo la luz artificial de la noche puede depender de tus genes.

Según científicos de la Universidad de California, no importa qué tan independizado esté alguien de sus progenitores: la herencia genética sigue dictando la hora en que hay que irse a la cama.

Algunos de nosotros saltamos de la cama ávidos de comernos el día. Otros necesitan al menos una alarma, preferiblemente con temporizador, para asegurarse de que llegarán a tiempo al trabajo. De igual forma, algunos nos quedamos alegremente hasta altas horas de la noche, y otros cuentan los minutos para estar en la cama y con las luces apagadas.

Realmente se podría clasificar a los humanos en “alondras” y “lechuzas”. Y según el neurogenetista Louis Ptacek, de la Universidad de California, esto está establecido por nuestros genes.

“Nos guste o no, nuestros padres nos están diciendo cuándo debemos irnos a la cama, en función de los genes que nos dan”, señala.

Los científicos han descubierto la importancia de entender el cronotipo de una persona, la hora del día en que funciona mejor. Saber qué tan “alondra” o “lechuzas” somos nos ayudaría a llevar una vida mejor.

Reloj interno

Nuestros relojes internos no están fijos durante toda la vida. Cualquiera que tenga niños pequeños sabrá que son más propensos a despertarse temprano, al igual que los ancianos.

Pero cualquiera que sea el ritmo del reloj, lo debemos ajustar a la forma en que la sociedad está regulada, con sus horarios laboralesde 9 de la mañana a 5 de la tarde. Esto puede ser un problema para los adolescentes, a quienes por lo general les resulta difícil levantarse temprano.




Volver arriba