Los libros cambian al mundo, asegura el escritor Benito Taibo

 * El autor ofreció una charla en la Nana, Fábrica de creación e innovación
 
MÉXICO (Notimex).- Unos libros, como los que proporcionan en las escuelas, sirven para leer, y otros, los que cada quien lee por gusto, ayudan para comprenderse a sí mismo, a los demás y al mundo entero, aseguró esta noche el escritor mexicano Benito Taibo (Ciudad de México, 1960).
 
Al asistir a la Nana, Fábrica de creación e innovación, en la colonia Guerrero, para participar en el ciclo de conferencias “Palabras compartidas. Confieso que he leído”, lamentó que en el sistema educativo se exija al alumno leer grandes obras como “La Odisea”, “porque no les entienden nada”.
 
Benito Taibo explicó que hay libros y lecturas para todas las edades y que en su experiencia personal, libros como el “Diario de Ana Frank” o “Las batallas en el desierto”, de José Emilio Pacheco, son lecturas formativas para los adolescentes.
 
“El libro ayuda a comprender otras cosas, como mirarse a sí mismo a través de la mirada del otro”, dijo el escritor, quien añadió que al leer, el lector puede ser el personaje del libro que tiene en las manos. “Soy un lector y vivo en la democrática república de los lectores”, subrayó.
 
Recordó que se hizo lector a raíz de una enfermedad que lo mantuvo en cama cuando tenía 12 años de edad. Desde entonces, aseguró ante un puñado de asistentes al recinto, no ha dejado de leer y evocó cuando los niños eran castigados enviados a la biblioteca de la escuela.
 
“Eran sitios lúgubres donde los niños eran confinados si se portaban mal, si no hacían una tarea o descomponían el piano”, comentó Benito Taibo, al destacar que esa era una manera eficiente de vacunar a los pequeños lectores potenciales contra el maravilloso hábito de la lectura por placer y por mero gusto.
 
También hay sitios especiales para leer, y en ese sentido, aconsejó a los asistentes que no hay como el baño. La técnica es sentarse al revés y utilizar la caja del agua como atril para colocar el libro. Resulta cómodo y no se corre el riesgo de ser interrumpido, explicó.
 
El escritor pidió tener conciencia y llevar a los niños por el camino de la lectura, porque, aseguró, “si a un niño de 12 años se le da un libro como los citados ´Diario de Ana Frank´ o ´Las batallas en el desierto´, seguramente que a los 20 no será un sicario o un narcotraficante”, pues aseguró que la lectura salva al mundo.




Volver arriba