Leer obra de Gabo, el mejor de los tributos, coinciden admiradores

* Por horas, la gente hace largas filas para poder despedirse de su autor

Leer obra de Gabo, el mejor de los tributos, coinciden admiradores

Leer obra de Gabo, el mejor de los tributos, coinciden admiradores

MÉXICO (Notimex).- Mexicanos, colombianos y hasta cubanos, de todas las edades, expresaron hoy su admiración al escritor colombiano Gabriel García Márquez (1927-2014), a quien, coincidieron, no se le puede rendir un mejor homenaje que la lectura de su obra.

Sin importar las largas filas o el cambiante clima, que fue del sol quemante a la lluvia, cientos de personas se formaron por horas, esperando entrar al vestíbulo del Palacio de Bellas Artes, y despedirse del Premio Nobel de Literatura 1982, quien falleció el pasado jueves en esta capital.

Flores amarillas, carteles y libros acompañaron a los fieles seguidores de Gabo, algunos de los cuales arribaron desde la mañana, para esperar la llegada de las cenizas que finalmente arribaron a las 16 horas.

Otros que incluso permanecerán en el máximo recinto cultural del país hasta poco después de las 20 horas, que se prevé concluya el homenaje que congrega lo mismo a autoridades de México y Colombia, que a lectores, amigos y familiares del autor de “La hojarasca”.

Miriam Roa, quien asistió al homenaje porque considera que es un momento histórico para la literatura universal, llegó con un cartel en el que se podía leer la frase de Gabo: “Yo creo que aún no es demasiado tarde para construir una utopía para compartir la tierra”.

Para la joven, no se le puede decir adiós a alguien que permanecerá en la memoria de quienes lo conocieron a través de sus obras, “García Márquez nos ha dejado su visión del mundo, y somos afortunados los que podemos comprenderla y disfrutarla, nos sentimos huérfanos”, aseveró.

La pequeña Yaneth Tovar Sánchez, de 13 años de edad, permaneció formada más de dos horas portando consigo dos libros de Gabriel García Márquez: “El amor en los tiempos del cólera” y “El otoño del patriarca”, que se suman a la colección que ya tiene en su casa.
“Yo admiro mucho a García Márquez porque tiene ideas muy concretas del mundo y nos lo expresa de una manera mágica pero a la vez realista, creo que la mejor manera de recordarlo es leyendo sus libros”, expresó.

En la fila también hubo paisanos colombianos que se distinguieron por portar playeras amarillas o incluso con los colores de la bandera del país sudamericano, que perdieron a su escritor y se unieron pesarosos al homenaje.

También acudieron representantes de la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, Cuba, fundada por el propio García Márquez. Una de ex alumna de la institución le lleva al escritor un arreglo de flores amarillas y el escudo de la escuela.
“Venimos a despedirnos de quien nos regaló esta escuela donde él daba cátedra de guión hace más de 20 años, creo que además de su literatura esta institución es su más grande legado”, señaló.

Alejandro Juárez presumió su ejemplar de “Cien años de soledad” firmado por el propio Gabo mientras compartía ser su admirador desde los 10 años de edad.
“El primer libro que compré con mi propio dinero fue de él, así que estoy muy conmovido por su partida y creo que no hay mejor manera de despedirnos es diciendo gracias y la mejor manera de recordarlo es leyéndolo”, indicó.

A casi cuatro horas de que abrieran las puertas del Palacio de Bellas Artes, la fila de personas sobre la acera de Avenida Juárez atravesaba aún toda la Alameda central, sin que los últimos pierdan la esperanza de entrar a despedirse del hijo predilecto de Colombia, el oriundo de Aracataca, a cuyas cenizas se rinde tributo.

En un recorrido por las librerías cercanas al lugar, éstas reportan un notorio incremento en sus ventas, a partir del pasado jueves, día en que se dio a conocer la muerte del autor.

Antonio Rodríguez, jefe de piso de la librería Sótano, ubicada sobre Avenida Juárez explicó que la semana pasada la sucursal tenía en venta la obra completa del García Márquez, pero hoy ya están agotados títulos como “Cien años de soledad” y “El amor en los tiempos del cólera”.
“Es un autor que siempre se ha vendido, pero era uno o dos libros por día, del jueves a hoy se han vendido un total de 287 ejemplares de su obra, incluso hoy que se realiza el homenaje se ha tenido mayor demanda, aunque ya se hizo el pedido esperamos que sea el miércoles cuando lleguen”.

Etiquetas: