Jon Lee Anderson compara la crónica latinoamericana con el “boom” literario

BOGOTÁ (EFE).- El periodista estadounidense Jon Lee Anderson afirmó hoy que el “boom” de la crónica o periodismo narrativo latinoamericano actual es comparable al “boom literario” de los años 60 del siglo pasado, del que participó el Nobel y maestro de periodismo Gabriel García Márquez.

Anderson se expresó así en una entrevista con Efe con motivo de su participación en el homenaje que la Biblioteca Luis Ángel Arango de Bogotá, perteneciente al Banco de la República, ofreció a García Márquez al término del ciclo de conferencias “Celebrando a Gabo”.

El cronista de The New Yorker, discípulo del Nobel colombiano de Literatura y maestro de la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), reconoció que el trasfondo del periodismo actual “es dramático” debido a “la conjunción de las nuevas tecnologías con la crisis”.

Pero “en Iberoamérica ha ocurrido algo genial y la Fundación de García Márquez ha tenido un rol preponderante en esa transformación, es el boom del periodismo narrativo, el boom de la crónica”, manifestó.

“Es algo comparable al boom literario latinoamericano de los años 60”, comentó Anderson, al expresar que “Latinoamérica hoy cuenta con grandes escritores de ficción, como el colombiano Juan Gabriel Vásquez, entre otros, quienes prueban su suerte con la realidad, y Gabo tiene mucho que ver con eso”.

A su juicio, las enseñanzas de Gabo, como se conoce a García Márquez, se han inmortalizado en la FNPI, la Fundación que creó el Nobel en 1995 en Cartagena de Indias con el fin de buscar la excelencia en el periodismo iberoamericano”.

“Hace 20 años creó la Fundación e hizo que algunos nos enamoráramos del proyecto, se han organizado un sin fin de talleres por los que han pasado un sin fin de periodistas”, argumentó Anderson en referencia al autor de “Cien años de Soledad” y “Noticia de un secuestro”.

Ese “boom” de la crónica comenzó a fraguarse a finales del siglo XX, cuando “América Latina estaba cambiando, en esa primera década de Postguerra Fría, cuando una generación de chicos salían a la calle con nuevas inquietudes a contar un nuevo mundo”, dijo Jon Lee.

Fueron años de apertura democrática en Latinoamérica, indicó el veterano periodista recién llegado a Bogotá de Crimea, donde ha realizado su última cobertura para The New Yorker.

“América Latina está hoy por delante de Europa, de España, allí no se da esta cosa entusiasta del boom, más bien están sobrecargados por sus crisis nacionales”, apuntó Anderson.

Esa transformación del periodismo latinoamericano responde a que “los latinos son cuentistas natos, sociedades muy orales, llenas de gente que quiere contar historias”, manifestó, para asegurar que pronto “sus voces influirán más allá del continente”.
Pero advirtió del peligro que enfrenta la profesión a causa de regímenes autoritarios que pretenden acallar a la prensa “con leyes que amedrentan y restringen la libertad bajo argumentos ideológicos”.

Asimismo hizo referencia a los riesgos que conlleva internet y las redes sociales, nuevas formas de comunicación que calificó como “una torre de Babel”, por donde circula información falsa o no confirmada, y habló de los llamados “troles” o “seres digitales”, en referencia a los provocadores en la red.

“Eso es una realidad, hay que ser innovador, inventivo y saber como darle la vuelta a esos peligros”, remarcó.
En todo caso, insistió en que la mayor amenaza a la libertad de prensa viene de “los regímenes cerrados” y que la ventaja está en las posibilidades que internet ofrece para crear nuevos medios.

Por último, aconsejó “no aceptar la información oficial como una píldora y ser asépticos” porque, a su juicio, el periodista “siempre debe ser incómodo y esa es la diferencia entre un mensajero de información y un buen periodista”.

Jon Lee Anderson cerró un gran homenaje a García Márquez con la conferencia titulada “Gabo Periodista”, que fue presentada por el director de la FNPI, Jaime Abello, y el director del diario El Espectador, Fidel Cano.




Volver arriba