“Espectáculo que emociona”

Destaca Israel como invitado de la Feria del Libro

La sección de libros en Braille de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, una de las innovaciones de esta edición, la número 27

GUADALAJARA (Por Sergio Basurto Pérez, enviado especial del “Diario”).- La Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) se inauguró anteanoche entre fuertes medidas de seguridad, inusuales para un evento de lectores, por la presencia de Simón Peres, presidente de Israel, quien acompañó al secretario de Educación mexicano, Emilio Chuayffet, y a Mario Vargas Llosa en parte de la jornada inicial del evento de nueve días que reúne a los más importante de las letras en español.

“La FIL es un espectáculo que emociona.”, dijo Vargas Llosa en la presentación de su nuevo libro, “El héroe discreto”. “La preocupación por el futuro del libro y de la literatura es legítima, pero en esta feria uno encuentra ánimos y razones para defender la existencia del libro y esa vocación maravillosa que es la de la ficción”.

Desde el punto de vista mexicano (leemos poco, y de lo poco gran parte no es gran cosa), podría sonar aburrido tener a Israel como país invitado al evento de lectoría más importante del mundo de habla hispana. Sin embargo, suena diferente cuando sabemos que ese pequeño lugar de Oriente Medio presume la friolera de 170 Premios Nobel y es el país con mayor inversión per cápita en ciencia y tecnología en el mundo; algo tenemos que aprender de estos señores.

De entrada, el pabellón que presenta en la FIL es una excelente simulación de dunas del desierto realizada con 1,200 tarimas de madera: innovación y creatividad, las características del Israel actual. Para abrir boca en asuntos culturales se exponen en su área facsímiles de los rollos del Mar Muerto y algunos escritos originales de Albert Einstein, entre ellos un intercambio de cartas de mutua admiración entre el científico y el pintor Diego Rivera, fechados en 1934.

La FIL es un enorme circo con múltiples pistas: el área de exposición es tan grande que los pasillos se llaman avenidas y para encontrar una editorial necesitas una dirección: “Entras por la calle ‘Novelistas’ hasta el pasillo K, número 33″. Este año, la edición 27, el evento reúne a 600 autores que acercarán su obra a más de 700 mil visitantes a la feria.

Los números suenan grandes y se viven en carne propia cuando es necesario hacer tres horas de cola previa para entrar a una presentación de Vargas Llosa o tienes que abrirte paso -a codazos- entre un mar de gente por cada pasillo y cada sección.

FIL | Detalles

La mayor superficie en el área de exposición la ocupan las editoriales mexicanas.

Editoriales

Según el plano oficial son 116, entre ellas los pesos completos con módulos del tamaño de naves industriales, como Océano, Planeta, Santillana y Fondo de Cultura Económica. No se queda atrás el área internacional, con un número similar de sellos españoles, norteamericanos, ingleses.

Otras opciones

También hay área de editoriales universitarias, de libros infantiles y juveniles, libros electrónicos, salón de derechos y de negocios profesionales, e incontables salones para presentaciones de libros, conferencias de prensa y diálogos con autores. Hay seis áreas de comida en el Centro de Convenciones, dos enfermerías, tres de ambulancias y el Foro FIL. En el Foro FIL, una enorme carpa montada en el exterior del complejo, por las noches hay espectáculos musicales de acceso gratuito. lo mejor de Israel este año, por supuesto.




Volver arriba