“Escribir es maravilloso.”

Vargas Llosa es un defensor de la palabra escrita

Mario Vargas Llosa con la Medalla "Carlos Fuentes" que recibió ayer en Guadalajara. Lo acompaña el escritor israelí David Grossman

GUADALAJARA (Por Sergio Basurto Pérez, enviado especial del “Diario”).- “Yo me río de esos escritores que se quejan que han pasado unos meses espantosos escribiendo tal o cual novela, porque escribir es maravilloso, produce una felicidad inmensa”, dijo Mario Vargas Llosa anteayer, en el diálogo que sostuvo con el autor israelí David Grossman, sobre el futuro de los libros y de la educación humanista y la literatura.

“No hay nada más hermoso que sentarse a escribir y angustiarse y entristecerse porque piensas que no vas a lograr jamás lo que quieres. Todo eso te hace vivir con una intensidad maravillosa y por eso, aunque no lo digamos, los escritores somos unas personas enormemente privilegiadas de poder ejercer una profesión que enriquece tanto esta pobre vida que todos tenemos”.

“Creo que es muy importante que defendamos la literatura y la lectura, porque hay gente importante y no inculta que cree que es un entretenimiento prescindible. Me puso los pelos de punta la nota del ‘New York Times’ de hace un par de semanas donde se decía que los departamentos de humanidades de las principales universidades del mundo se están encogiendo porque no hay candidatos para esas carreras y crece el número de estudiantes en ciencia y tecnología”.

“La literatura despierta, alienta y hace crecer en nosotros el espíritu crítico, esa sensación de que el mundo está mal hecho y que la vida tal como es, si no la enriqueciéramos con nuestra imaginación y nuestra fantasía, sería un Vía crucis para los seres humanos”.

“Si queremos que el mundo siga cambiando, que la humanidad siga derrotando a todos los grandes demonios que hacen la vida difícil e insoportable para tanta gente necesitamos literatura, esa fantasía que nos saca de la realidad tal como es y nos acerca a la realidad que quisiéramos que fuera”.

“Por eso, quienes piensan que la educación debe centrarse en lo científico y lo técnico y dejar a las humanidades y literatura para los días feriados y personas ociosas están trabajando para que se vuelva realidad esa pesadilla Orwelliana de una sociedad modernísima de autómatas sin espíritu crítico y totalmente subordinados y conformistas con una realidad totalitaria.”.




Volver arriba