Editorial contra la discriminación

Rompe el molde con sus cuentos homoparentales

BUENOS AIRES (EFE).- Hogares con dos madres o dos padres son protagonistas de los primeros títulos de Molinos de Viento, una nueva editorial infantil argentina que invita a los más pequeños a conocer la diversidad de las familias del siglo XXI.

“Anita y sus dos mamás”, en la que se narra la vida cotidiana de una niña de 6 años junto a su madre Eva y su madre Mimí, comparte catálogo con “¿Cómo llegué a este mundo?”, un relato sobre el proceso de alquiler de vientres al que recurren algunos hombres para tener descendencia.

Ésa fue la opción elegida por Darío Fernández, autor de ambos cuentos y editor de Molinos de Viento, y su pareja para aumentar la familia tras contraer matrimonio y fue también la semilla de los cuentos recién publicados.

Buscaron un vientre de alquiler en Estados Unidos, en un proceso que Fernández define como “largo, tedioso y con contratiempos”.”Como soy diseñador gráfico empecé a hacer ilustraciones y a anotar lo que estábamos sintiendo”, relata.Cuando compartió los dibujos con el grupo de futuros progenitores del colectivo del que formaban parte, los amigos se entusiasmaron y le pidieron que lo editara, ya que era el tipo de cuentos que “no encontraban”.”Casi todo el material que hemos encontrado está en inglés. En español sólo hay algunos libros de España, que en Argentina no se encuentran”, afirma.De esa experiencia personal surgió también el nombre de la editorial: “El camino a la paternidad en las personas homosexuales es un recorrido con muchos escollos, no sólo biológicos, sino sociales que, al igual que al Quijote, nos parecerían gigantes contra los que tendríamos que luchar, hasta que comprendimos que sólo son molinos, pruebas a superar”.

Fernández está sorprendido por la buena acogida que han tenido sus cuentos entre los docentes, que ven llegar a las aulas niños de hogares homoparentales y a veces no saben cómo abordar las nuevas realidades.

Además, cree que la mentalidad de la sociedad argentina ha empezado a cambiar a raíz de la aprobación de normativas que amplían los derechos de la comunidad LGBT, como la Ley de Matrimonio Igualitario (2010), la Ley de Identidad de Género (2012) y la Ley de Fertilización Asistida (2013).Esta última reconoce el derecho de cualquier persona a reproducirse, independientemente de su edad, condición sexual y estado civil.”Lamentablemente hay quienes aún ven a los homosexuales como gente pervertida, extraña, oscura.., pero al hablar de familias la gente lo empieza a ver desde otro lugar, con más normalidad y más respeto”, dice Fernández.Añade que, “a medida que la gente va conociendo a más familias homoparentales se da cuenta de que todas tienen alegrías y problemáticas y su vida diaria no difiere de la de las demás”.

Aunque los hogares homoparentales centran los primeros cuentos de Molinos de Viento, otro de sus títulos, “Hay muchas cosas que están bien”, fomenta la diversidad más allá del núcleo familiar.

“Va en contra de la discriminación, sea por el motivo que sea”, explica Fernández, para quien todos los cuentos de Molinos de Viento tienen un claro nexo común.

“Los tres (libros) están hablando de la diversidad y la tolerancia a las diferencias, ya sea por llevar anteojos, por proceder de distintos países, tener la piel de un color u otro o por el tipo de familia que es tu hogar. Toda familia, tenga la conformación que sea, se fundamenta en el amor, eso es lo esencial”.



Volver arriba