Destacan el alto humanismo literario de Jose Emilio Pacheco

Los restos del escritor mexicano permanecen en el Colegio Nacional, donde es velado por amigos, familiares y colegas, en la imagen; su viuda Cristina Pacheco, su hija Laura Emilia y el secretario de educación Emilio Chiauffet, así como presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Rafael Tovar y de Teresa, montaron una guardia de honor.- (Notimex)

MÉXICO (EFE).- El historiador mexicano Enrique Krauze recordó hoy en México el humanismo literario de su amigo, el poeta Jose Emilio Pacheco, fallecido ayer a los 74 años y despedido hoy en el Colegio Nacional por cientos de amigos y admiradores.

A petición de la familia del finado, Krauze leyó unas palabras con las que elogió a Pacheco al considerarle “uno de los más altos humanistas literarios en las últimas décadas en nuestro país y nuestra lengua”.

“Fue un niño triste y un viejo prematuro. Fue el fruto mejor de las generaciones literarias en México y al mismo tiempo el custodio de ese jardín armonioso que alguna vez fue la literatura mexicana”, dijo Krauze de José Emilio Pacheco.

En un acto celebrado en el Aula Magna del Colegio Nacional, bajo la leyenda “Libertad por el saber” que adornaba el recinto, entre flores blancas y ante personalidades del mundo de la literatura y la intelectualidad de México, Krauze habló con admiración de su viejo y querido amigo.

“En lo personal, y es a la persona antes que al poeta a la que quiero rendir homenaje, José Emilio era singularmente caballeroso pero no por un cuidado artificial de las formas sino por una actitud que debió venirle de muy atrás, del México que añoró siempre, una actitud que cabe en una noble palabra ahora en desuso- decencia”, explicó.

Le consideró una persona “buena”, “un maestro cautivante”, “un conversador amenísimo” cuya vocación fue “llegar al público, no solo al especializado sino al lector común”.

“Ahora, frente a su muerte sorpresiva, los temas poéticos de José Emilio, la pesadumbre, la melancolía, la desesperanza, el desconsuelo, el paso implacable del tiempo, adquieren una nueva dimensión”, la de “una profecía cumplida”, añadió Krauze




Volver arriba