Después de la broma, el momento de la reflexión

Después de la broma, el momento de la reflexión

"Algunos lectores noestán seguros de si estás apoyando al personaje"

A Cindy la Regia la define su menosprecio por todo lo que no se asocie con la “gente bien”. Pero detrás de esos tuits políticamente incorrectos hay la intención seria de motivar una reflexión, aunque no siempre son risas lo que recibe a cambio Ricardo Cucamonga.

“La disociación (con el personaje) es padre para el autor pero también es complicada, ayuda mucho esa ambigüedad pero a veces trabaja en contra tuya en el sentido de que algunos lectores no están seguros de que estás bromeando o estás haciendo juego humorístico apoyando las coordenadas éticas del personaje. Las redes sociales favorecen reacciones impetuosas, poco pensadas y de cero investigación sobre quién está tras este personaje. Yo soy muy enojón en las redes sociales, pero cuando se me pasa el enojo digo: qué bueno, qué padre, esa respuesta emocional es que algo se está trabajando en el lector adicionalmente al gag”.

“Porque no es muy fácil hablar de racismo nacional, mucha gente quiere pensar que no hay racismo en México, así de difícil es para nosotros. La lucha de clases, la ansiedad por el estatus son temas que se entrelazan con la historia particular, entonces provocan esas reacciones. Eso lo aprendes después de muchos enojos y muchas reacciones también de tu parte. Peor que no tuviera resonancia lo que estás haciendo”.

“Lo padre de estas bromas es que te dan pie a pasar, si tú quieres, del gag o de los juegos iniciales a ponerte a pensar en otras cosas”.

“Mucha gente quiere pensar que no hay racismo en México, asíde difícil espara nosotros”




Volver arriba