Deja doble pérdida Federico Campbell

"La guadaña se soltó", dice Paco Ignacio Taibo II

La viuda e hijo de Federico Campbell, Carmen Gaytán y Federico Campell Peña, se abrazan durante el funeral del escritor mexicano en el Panteón Francés de Ciudad de México, anteayer sábado

MÉXICO (Notimex).- Como una pérdida muy grande para la literatura y las letras mexicanas pero, sobre todo, para el periodismo, así calificaron colegas y amigos la muerte del escritor mexicano Federico Campbell (1941-2014).

Autores como Elmer Mendoza, Juan Villoro, José María Espinasa, Paco Ignacio Taibo II, José Carreño, Inti Muñoz, Héctor Orestes Aguilar, lamentaron el deceso del traductor, ensayista, escritor y periodista tijuanense por complicaciones del virus de la Influenza AH1N1.

José Carreño, director del Fondo de Cultura Económica (FCE), afirmó que Campbell fue un autor querido y respetado y con aportaciones importantes al periodismo y la literatura, y consideró su obra, como de las que van perdurar, “pues se trata de una obra propia bien cuidada y revalorada desde que inició en las letras”. Recoge un México fronterizo que “como todo, está en transformación, pero con un registro importante de una región entrañable para él”, señaló.Además, adelantó que en breve la editorial a su cargo publicará “La era de la criminalidad”, un texto que da cuenta de toda la producción de Campbell y que tiene que ver con la relación de poderes, delito y crimen.

Para Héctor Orestes Aguilar, Campbell fue uno de los grandes prepulsores “de lo que estamos conociendo ahora como literatura mexicana y que se concentra, sobre todo, en los creadores del norte del país”.”Federico abrió brecha junto con escritores como Jesús Gardea y Daniel Sada, también fallecidos; en Federico todas estas nuevas voces de la literatura mexicana encuentran a uno de los grandes precursores”.”Periodistas le debemos mucho a Federico como uno de los más brillantes periodistas culturales que ha tenido México”, comentó Orestes Aguilar, al tiempo que señaló que Campbell dejará como legado “una obra crucial para entender el momento mexicano actual, porque él fue uno de los principales intérpretes para entender la relación entre violencia, política y sociedad”. En ese sentido, aseguró que Juan Villoro debe mucho a Campbell, “pues fue uno de sus principales impulsores en el terreno literario. Fue Federico el primero que le publicó a Juan un relato en forma de libro en su editorial ‘La máquina de escribir’, un cuento muy famoso, y me parece que autores nacidos en la década de los 50, tenemos una enorme deuda de hermandad intelectual con Federico”, señaló.

Juan Villoro lamentó la mala racha por la que atraviesa el rubro literario y mencionó que el deceso de Federico “es una pérdida muy sensible”.

“Yo pertenezco a una generación a la que él apoyo mucho, porque inventó una editorial para los jóvenes que se llama ‘La máquina de escribir’ y justamente me contaba que acababa de terminar un libro con ese título y él ahí, nos pagaba de manera generosa, las ediciones a los autores’”, dijo Villoro, para quien Campbell fue su “padrino”.

Lo recordó como una de las personas más generosas en un medio (periodístico) ‘donde esta virtud no abunda’.

Por su parte, Paco Ignacio Taibo II se dijo sorprendido “por esta racha tan enorme” de autores que en los últimos meses han partido.

“La guadaña se soltó, de por sí está próximo: Carlos Montemayor, Carlos Monsiváis, Carlos Fuentes, y de repente en racha a Juan Gelman, José Emilio Pacheco, Félix Grande en España y Federico, con quien había estado discutiendo sobre los libros que había que leer y los que no habría que comprar”.

“Además está pegando muy duro en el vecindario, Federico, Gelman; tengo una sensación horrible de que se mueren los buenos, tengo una lista enorme de los cuates que deberían morirse y que no le sirven para nada a este país y por ahí andan. Sin embargo la gente con talento, buena fe, creadores, que aportan, es muy desconcertante la terrible racha”, mencionó.

Por separado, el presidente municipal de Tijuana, Jorge E. Astiazaran Orce, adelantó que se le hará un homenaje a Federico, en el marco del 125 aniversario de la fundación de esa ciudad.”Por supuesto que lo vamos hacer, este año la ciudad cumple su 125 aniversario y dentro de las fiestas de aniversario le haremos un homenaje”, agregó. José María Espinasa lamentó la pérdida de su amigo y pugnó porque se le honre leyendo, “a pesar de que es un lugar común, pero es un lugar que sigue teniendo validez, hay que recordarlo como el hombre generoso, el sagaz periodista, el entrevistador brillante y el escritor de primera línea que fue”. Lo recordó como un autor congruente que tuvo como obsesión literaria el poder y la opción de nunca quererlo ‘y eso le permitió analizarlo con una distancia y lucidez muy grande’. En su oportunidad, Elmer Mendoza consideró que la muerte de Federico Campbell, “es como esa cosa de partir en color beige, de nuestros desiertos, se oscurece muy pronto”.”Es un túnel muy negro y amargo que nos toca vivir a los amigos’, dijo al tiempo que lo recordó como un personaje que hizo de la memoria su tema y que ahora, nos toca a nosotros hacer de esa memoria se amplié y permanezca”. El director del Fideicomiso del Centro Histórico, Inti Muñoz, recordó al traductor de Harold Pinter, David Mamet y Leonardo Sciascia, como un intenso intelectual. ‘Por eso ese sentimiento de asombro por alguien que está en plena producción se vaya de esta manera. Campbell es importe para las artes y las letras en la Ciudad de México, porque fue un cronista también de la ciudad, además de ser el hijo de Tijuana y quien le cantaba al desierto’, señaló. Reveló que la Secretaría de Cultura capitalina trabaja en un homenaje, del cual no dio más pormenores.La viuda de Campbell, Carmen Gaitán, adelantó que la biblioteca del autor será donada al Centro Cultural Tijuana (Cecut) y que próximamente saldrán a la luz dos libros: “La era de la criminalidad”, un ensayo en el que trabajó dos años y que publicará el Fondo de Cultura Económica, y una segunda edición corregida y aumentada de “Padre y memoria”, en la editorial Océano.

Además, comentó la también directora del Museo de San Carlos , Campbell dejó una obra inédita titulada “Zurcido invisible”.

Federico Campbell | Velatorio

Los restos del escritor, fallecido anteayer, a los 72 años, fueron velados ayer en el Panteón Francés de San Joaquín.

En el desierto

Las cenizas del escritor Federico Campbell podrían ser esparcidas en el desierto de Sonora, adelantó Carmen Gaitán, viuda del autor. La también historiadora del arte comentó que el escritor, traductor y periodista tuvo una gran fascinación por Sonora y Baja California. “No veo a Federico, que era un andarín, encerrado en una urna”.

Novela terminada

Editorial Océano comentó que Campbell estaba trabajando en tres novelas, una de las cuales estaba terminada: “La criatura del personaje”, mientras que las otras tratan de un escultor basado en Gabriel Orozco y de un actor basado en sus ídolos de siempre, Marlon Brando, Al Pacino y Robert DeNiro.




Volver arriba