Da “Gabo” una nueva batalla contra el cáncer

El Nobel de Literatura colombiano Gabriel García Márquez

MÉXICO, D.F. (SUN).— La salud del escritor Gabriel García Márquez es muy delicada. Retirado de la actividad pública, “Gabo” enfrenta un pronóstico médico que no le es favorable. A principios de la década pasada libró una batalla contra el cáncer linfático.

Doce años después, el cáncer ha invadido otras partes de su cuerpo. Pulmón, ganglios e hígado están siendo afectados. Ante el diagnóstico, por acuerdo familiar y médico, el autor de Cien años de soledad, radicado en México desde hace más de 50 años, está fuera de un tratamiento oncológico.

La información fue proporcionada a El Universal por fuentes confiables. El Nobel de Literatura fue dado de alta el 8 de abril del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”, el hospital donde permaneció internado nueve días y del que es paciente desde 2010, y ahora será atendido por médicos de esa institución sólo para mejorar sus condiciones generales, a través de cuidados paliativos.

La decisión fue tomada con base en su edad, de 87 años, y por los órganos que ha comprometido el cáncer. Además, a este diagnóstico se suma una serie de padecimientos generales del escritor, algunos de ellos también propios de su edad.

El pasado 31 de marzo García Márquez fue internado en ese instituto tras varias semanas de síntomas característicos de una neumonía, así como por un cuadro infeccioso y una deshidratación. Primero fue atendido en su domicilio, pero las condiciones no mejoraron y se decidió la hospitalización.

En todo este proceso el escritor se ha mantenido, en términos generales, tranquilo, con episodios derivados del mal de Alzheimer diagnosticado en 2006. La evolución es estrechamente vigilada por los médicos.

La noticia de que padecía cáncer trascendió a la opinión pública a principios de este siglo y por aquellos años comenzó a circular un texto de presunta despedida, entonces el novelista desmintió su autoría y habló públicamente sobre su padecimiento.

Años después, se inició el rumor sobre su posible Alzheimer. Conocidos y amigos comenzaron a dar testimonio de los cambios en el escritor, pero personas allegadas a él, como su agente literario, Carmen Balcells, matizaron la información. Hace dos años, en julio de 2012, Jaime García Márquez, hermano del escritor, reveló en una conferencia que se realizó en Cartagena, Colombia, como parte de la Ruta Quetzal BBVA, que “Gabo” padecía “demencia senil” como casi toda su familia.

La declaración fue inmediatamente rechazada por el titular de la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano, Jaime Abello, quien dijo que no había ningún diagnóstico que lo confirmara. A esa negativa se sumaron las de amigos y colegas del escritor.

En los últimos años, las apariciones públicas de García Márquez han disminuido. Las más recientes son la inauguración de un boliche en Santa Fe, en septiembre de 2013, en donde fue fotografiado, días después se le vio en el centro comercial Perisur, en la ciudad de México, en donde se tomó algunas fotografías con admiradores.

La última fue el 6 de marzo, cuando salió un momento de su domicilio para recibir las felicitaciones de cumpleaños de los periodistas y de algunos lectores. Su semblante era tranquilo y de buen humor.

Hoy “Gabo” enfrenta un combate a muerte para continuar conviviendo más tiempo con sus millones de lectores.- Alida Piñón

Etiquetas: