Antonio Colinas rinde tributo al “humanismo desgarrador” de Juan Gelman

 

MADRID (EFE).- La experiencia de la pérdida y el exilio marcaron la vida y la poesía de Juan Gelman, creaciones que destacan por su “humanismo desgarrador” y “el diálogo con lo sagrado”, según dijo a Efe el poeta español Antonio Colinas.

“Piedad y ternura por encima de las tragedias que se presentan en la vida”, destacó Colinas como elementos clave de ese humanismo, que quedó reflejado en algunas de las obsesiones confesas de Gelman, como el amor, el otoño, la niñez o la muerte.

La profundidad de la poesía del Premio Cervantes argentino respondía, por un lado, a “su experiencia vital” -la desaparición de su hijo y su nuera durante la dictadura argentina-, y por otro a su espiritualidad, en opinión del autor de “Poemas de la tierra y de la sangre” o el “Libro de la mansedumbre”.

Una espiritualidad que se aprecia sobre todo en su libro “Comentarios”, en el que Gelman dialoga con los místicos como Teresa de Ávila o San Juan de la Cruz, y que escribió en su etapa itinerante por Europa, a finales de los setenta, apostilló el poeta leonés.

Aunque esos “poemas que son plegarias”, ya estaban en su libro “Violín y otras cuestiones” (Oración de un desocupado).

Su poesía era “clara, fuerte y sincera”, algo bastante “inusual”, según Colinas, en tiempos en que “predomina la escritura insustancial, plana, intelectual, sin ese desgarro humano”.

Desde el punto de vista formal, Colinas apuntó su manera de “cortar” los versos, a veces utilizando barras. “Les da otra dinámica, siendo poemas muy directos pero a la vez marcados con ese ritmo doble que le imponía”.




Volver arriba