Hallan científicos que ADN ‘basura’ ejecuta funciones claves

NUEVA YORK (Notimex).— Un grupo de científicos descubrió que el denominado ADN ‘basura’, que constituye la mayor parte del genoma humano, tiene un mayor número de funciones de las que se pensaba, un hallazgo que podría resolver enigmas sobre varias enfermedades.

Los resultados del estudio, realizado en colaboración de 440 investigadores de 32 laboratorios a nivel mundial, fue publicado en seis artículos de la revista Nature, así como magazines especializados como Genoma Research y Genoma Biology.

El diario The New York Times explicó este jueves que mientras revolvían en esa ‘basura’ -fragmentos de ADN que en realidad no son genes que contengan instrucciones para las proteínas-, los científicos descubrieron que no era basura en absoluto.

Al menos un 80 por ciento de ese material de Acido Desoxirribonucleico (ADN) está activo y es necesario.

El genoma humano está equipado con al menos cuatro millones de ‘interruptores’ genéticos situados en fragmentos de ADN que antes eran considerados ‘basura’, pero que han resultado tener un papel clave en el control del modo en que se comportan las células, los órganos y otros tejidos.

El descubrimiento, considerado un gran paso para la ciencia, tiene enormes repercusiones para la salud humana, porque muchas enfermedades complejas parecen originarse en pequeños cambios en cientos de esos ‘interruptores’ genéticos.

Este hallazgo tiene utilidad de forma inmediata para entender el modo en que las alteraciones en las partes no genéticas del ADN contribuyen al desarrollo de enfermedades humanas.

Asimismo, pueden ayudar a explicar cómo el medio ambiente puede incidir en el riesgo para ciertas enfermedades.

En el caso de los gemelos idénticos, pequeños cambios en su exposición al entorno pueden activar esos ‘interruptores’, razón por la cual un gemelo se enferma y el otro no.

En uno de los artículos de Nature, los investigadores conectan los ‘interruptores’ genéticos con una serie de enfermedades humanas -la esclerosis múltiple, el lupus, la artritis reumatoide, la enfermedad de Crohn, la celiaquía- y hasta con ciertos rasgos físicos, como la estatura.

Pero esos cambios estaban en la ‘basura’, se solía hablar de ellos como ‘materia oscura’ -no eran cambios genéticos- y no se sabía bien para qué servían.




Volver arriba