García Marquez, de fiesta

"Mañanitas" y un ramo de flores en su cumpleaños 87

Gabriel García Márquez a las puertas de su casa en el D.F.

MÉXICO (EFE).- Gabriel García Márquez celebró ayer su cumpleaños número 87 de muy buen humor y en la intimidad de su casa, en la capital del país.

El Nobel de Literatura salió pasado el mediodía a las puertas de su residencia, ubicada en el sur de la ciudad de México, a saludar al grupo de periodistas y fotógrafos que desde temprana hora hizo guardia para ver al autor de “Cien años de soledad”.

Un sonriente Gabo, ataviado con un traje gris y camisa azul claro, escuchó la interpretación de las tradicionales “Mañanitas” mientras sostenía un ramo de rosas amarillas, su color favorito.

El escritor, quien estaba con su secretaria y una amiga de la familia, se sumó al grupo de periodistas que le cantaban y le aplaudió al finalizar la canción.

No hubo declaraciones de Gabo, pero su secretaria repartió en agradecimiento mariposas amarillas de papel de china entre los periodistas y una admiradora que llegó hasta la casa del escritor para pedirle un autógrafo.

García Márquez no programó hacer nada especial para ayer, dado que sus familiares y amigos más cercanos le festejaron su cumpleaños dos días antes.

Desde temprano Gabo recibió de sus amigos varios ramos de flores, principalmente de rosas amarillas y orquídeas, así como un pastel. El autor de “El amor en los tiempos del cólera” llegó a México en 1961 y en la actualidad vive en el exclusivo Jardines del Pedregal junto a su mujer, Mercedes Barcha, y asiste a escasas actividades culturales y sociales.

Etiquetas: