"Un libro es un instrumento de liberación"
Portada » Imagen » Filey »

“Un libro es un instrumento de liberación”

"Entre Taibos te veas", una amena charla de consejos

Benito y Paco Ignacio Taibo convocaron a gran número de jóvenes, ayer, en el penúltimo día de la Filey

“Entre Taibos te veas” es el nombre de la charla que los hermanos Benito y Paco Ignacio Taibo ofrecieron en el salón Progreso en la penúltima jornada de la Filey.

Amena, divertida, y con una que otra referencia política, se llevó al cabo la actividad que atrajo a decenas de jóvenes. Los escritores aparecieron ante una lluvia de aplausos; una vez instalados dejaron ver con sus primeras palabras que la charla sería todo, menos seria a pesar que en el desarrollo de la misma tocaron temas como las nuevas tecnologías y la importancia de leer.

“Yo soy Dumb y yo soy Dumber”, dijeron ante un público que tomaba fotos y hojeaba las páginas de los libros “Querido Escorpión”, de Benito, y “Yaquis”, de Paco Ignacio Taibo, que se vendían a un costado del salón.

Y luego ya repuestos de la broma continuaron: “Yo soy Anna Frank”, dijo Benito, y “Yo soy un pirata”, contestó Paco Ignacio, tras escuchar al primero contar las vivencias de la niña judía que murió a manos de los nazis.

Benito continuó: “Mi nombre es Sherlock Holmes”. Y del mismo modo que con Anna Frank hizo un repaso de las características del detective inglés.

“Yo ya me chin. pues soy Watson, el pen.”, siguió Paco Ignacio que mencionó que era como el Peña Nieto de la literatura, lo cual generó aplausos que se prolongaron al escuchar también los nombres de Carlos Salinas de Gortari y Martha Sahagún.

Los personajes continuaron con Peter Pan, Robin Hood, Aureliano Buendía, los 300 guerreros espartanos, los Siete Enanitos, Frankenstein, Mowgli, Moby Dick y La Patita. Cuando el público intentaba adivinar al siguiente, dijeron: “Somos todos esos personajes que hemos mencionado, porque somos lo que hemos leído o de lo contrario seríamos la ausencia de los libros anhelados. a diferencia del Presidente, nosotros sí sabemos qué libros marcaron nuestra vida”.

Más serios, comentaron que su intención con la charla era decir cómo los libros transforman. “Un libro es un instrumento que colabora para la liberación. No nos hace más ricos, sino más críticos y más inteligentes”.

Dejaron en claro que no se nace siendo lector, lo que dio pie a que contaran algunas anécdotas de su infancia.

Benito, por ejemplo, compartió su relación con los libros desde “La guerra y la paz”, “La Iliada” y “La Odisea”, que leyó por obligación como trabajo de la escuela, hasta los de Chéjov, que lo hizo por gusto a los 25 años.

Paco Ignacio dijo que desde niño le gustaba leer y por eso se enfermaba a propósito, al grado que se volvió experto en falsificar los síntomas de las enfermedades.

Benito hizo un cálculo de que si uno leyera un libro a la semana a partir de los seis años de edad, al llegar a los 80 habrá leído 3,800 libros, pero “hay que escoger lo que vamos a leer y no perder nueve años, por ejemplo, con ‘El caballo de Troya’”, para luego añadir que todos los libros son de autoayuda, salvo los que dicen auto ayuda en su portada. “Si esos libros funcionaran no estaríamos aquí, sino en las Islas Caimán”.

“El libro es la mejor herramienta tecnológica jamás inventada”. Y para demostrarlo, Benito se puso de pie con su libro en una mano.

“Es digital”, dijo mostrando cómo con sus dedos cambiaba de páginas. “Como en internet, cuando uno entra a buscar información, tiene un índice.”, “es portátil o de bolsillo”, “pero la ventaja que no tienen los aparatos con una manzanita en la parte de atrás, es que no hay que conectarlo a nada excepto a tu cerebro”, y con eso terminaron su intervención para luego invitar al público a hacer preguntas.- Iván Canul

Etiquetas: