Portada » Imagen » Filey »

Picardía de todas las letras

Hay letras negativas, otras burlonas, unas más insultonas o bíblicas y, es que sí, las letras tienen carácter propio como los seres humanos y en ellas se encuentra de todo.

Y si no lo cree, sólo hay que hablar de la letra “m”, la de los gatos y políglota, podría decirse, pues si lo pensamos un poco en español se dice que los gatos maullan, mían o morrengan, y como coincidencia el sonido que emiten también comienzan con “m” miau, al igual que en otros idiomas como el inglés en el que los gatos hacen “mau”.

También hay letras bebés y juguetonas, pues la “b” es la del balbuceo, babosadas y bobalicadas; y qué decir de la “j”, la bíblica y presente en los libros de Juan, Jonás y Job, entre otros; mientras que la “i” es la de los insultos aceptables como inútil, imbécil, infeliz e incauto; y ya no hablemos de la “p”, la de los insultos más fuertes, ¿se le ocurren algunos? Los hay incluso en maya.

Es justamente el origen y evolución de las letras y estas simpáticas y divertidas situaciones que se dan con ellas las que integran “El libro de las letras de la A a la Z, y no es diccionario” de la autoría de Victoria García Jolly, directora de arte de la editorial que emite la revista Algarabía, y en la cual nacieron varios de los artículos que reproduce en el texto.”El libro de las letras de la A a la Z, y no es diccionario” es una recopilación de dichos artículos, con algunos que puede decirse son inéditos, ya que fueron revisados, corregidos y aumentados por la autora.Cuenta que el primer artículo nació fruto de una investigación para una clase y fue el antecedente de este análisis del abecedario, que comenzó a publicarse en la revista Algarabía, al nacer ésta en el año 2000.Era una publicación trimestral, de manera que los primeros artículos de la A a la K son antiguos y Víctoria García decidió reeditarlos para ponerlos a tono con los demás publicados y acordes al estilo que fue gestando a lo largo de los años.El texto tiene muchas párticularidades pues en cada artículo toca hablar de una letra y se abordan tres aspectos: la evolución de la letra, la personalidad de ésta y sus usos extra linguísticos.Explica que en la evolución de la letra habla del origen de ésta, es decir de qué figura toma su forma, como en el caso de la letra “A”, que nace producto de “Alef” (cabeza de buey) y se representaba como la cabeza de éste animal hasta que fue evolucionando a la grafía con la que se conoce actualmente.En el segundo punto habla de esas particularidades de cada letra y encuentra en éstas cosas llamativas y hasta gracias de su uso, como que la “n” es la letra más negativa, pues no sólo es la de no, sino la de nada, nel, niguas y ninguno, por ejemplo.El tercer punto aborda como las letras tienen otros usos, en los números romanos como símbolos en matemáticas, química, física y en notas músicales para quienes hablan el idioma inglés.Cada artículo de cada letra explica que toca estos tres puntos, aunque no siempre en el mismo orden. pero eso sí, siempre el artículo en cuestión comienza con la letra de la que hablarán, lo que ha sido un reto para la autora con letras complicadas como la “w” y la “z”, por citar algunas.Aun cuando Algarabía creció y se convirtió en editora de libros y se pensó en que “De la A a la Z” fuera uno de los primeros libros en publicar tuvieron que pasar muchos años hasta que se concretó el proyecto.Sin embargo, no se le había dado difusión hasta que salió ahora que el texto se presentó ayer en la tarde en el primer día de actividades de la Feria Internacional de la Lectura Yucatán (Filey), donde la autora estuvo acompañada del ilustrador Sergio Neri y el catedrático Renán Novelo.”El libro de las letras de la A a la Z, y no es diccionario” considera que es muy recomendable para diseñadores, comunicadores, personas que escriben y en general para todo público, porque todos hacen uso de las letras.Se vende en $125 en la Filey, en el módulo de Algarabía.- Iris Ceballos A

Etiquetas: