Portada » Imagen » Filey »

Camaradería entre caricaturistas

A contratiempo Rapé, Kemchs, Bachan y Yorko

Rapé enseña a la audiencia la caricatura que hizo de un voluntario en el "Duelo de moneros", durante la penúltima  jornada de la Filey 2014

Hacer “monitos” parece algo sencillo, pero no lo es, y menos si se trata de caricatura política, donde en ocasiones, después de horas de trabajo resulta que el político en cuestión “superó el chiste” y hay que rehacerlo.

Así lo compartieron los caricaturistas que ayer participaron en el “Duelo de moneros” en la Feria Internacional de la Lectura (Filey), en el que mas que un enfrentamiento, hubo un momento de camaradería, en el que expusieron parte de lo que es su trabajo y cómo desarrollan su proceso creativo.

Rapé, Kemchs, Bachan y Yorko participaron en este encuentro organizado por “La casa de monos y monitos”, en el cual se dijo “se enfrentarán de dos a tres caídas con límite de tiempo”.

Y sí, hubo límite en cuanto al tiempo, el cual pasó volando pues cada uno sólo pudo efectuar una caricatura .Eso sí, mientras dibujaban compartieron algunos puntos de vista con el públicoque tuvo oportunidad de hacerles algunas preguntas.

Repé fue el primero en dirigir unas brevísimas palabras, pues dijo que le daba pánico escénico, y ya no podía decir nada más. Acto seguido, entre las risas de la concurrencia, pasó el micrófono a Bachan, quien dijo que los caricaturistas suelen ser retraídos, y por eso se le da lo de encerrarse 12 horas en un cuarto sin hablar a nadie.Kemchs coincidió con él y agregó que se trata de un trabajo muy personal e íntimo y para ellos era raro hacerlo ante el público. Yorko sólo asintió con la cabeza.

Luego, los caricaturistas pidieron al público una idea para que cada uno hiciera dibujara. Aunque alguien sugirió que fuera sobre la sucesión en el PAN, gustó más el tema del excesivo precio de los limones.

Todos pusieron manos a la obra en este asunto, excepto Rapé, quien quería realizar la caricatura de alguno de los asistentes.

Preguntó quién quería modelar para él, y varias manos se alzaron en el salón, y enfatizó que al que eligiera tendría que aguntarse, porque la caricatura es burlesca por naturalza: “si tienen la nariz chica se le pone más chica, si tienen la nariz grande se pone más grande, exageramos todos los rasgos”, explicó.

Aún así, nadie se desanimó: las manos permanecieron levantadas, pero él eligió a un señor de mediana edad, de quien se pudo ver al final de la jornada, resaltó sus rasgos yucatecos.

Las caricaturas

Bechan dibujó a una mujer en un reunión aristocrática en un gran salón de fiestas , en la que se veía portaba orgullosa sus aretes y collar con dije de limones; Kemchs, a una pareja de “comadres” que toman un tequila, y una le preguntan a la otra porqué brindaban con el tequila, a lo que la otra le dice es para olvidarse un ratito del precio del limón.

Yorko hizo un caricatura en la que se ve a un asaltante, quien exige a una señora “la bolsa o la vida”, pero la mujer no lleva consigo una bolsa de accesorio, sino es una de limones.En crisisLos moneros revelaron que cuando se trata de caricatura política no es sencillo saber qué hacer, en ocasiones oyen el radio todo el día y leen los periódicos y no surgen ideas ingeniosas de qué tema tratar.A veces sucede lo contrario, ya tienen el tema, desarrollan la idea y hacen la caricatura, y resulta que el político “superó el chiste con otra babosada y ya no sirve”.De ahí que en ocasiones tengan que orar a San garabato, el santo de los moneros, para que los ilumine.- Iris Ceballos Alvarado

De un vistazo

Moneros tímidos

Rapé habló poco, ya que dijo le daba pánico escénico. Bachan comentó que los caricaturistas suelen ser retraídos.

Un trabajo difícil

Los moneros dijeron que la caricatura política no es fácil porque a veces no hay inspiración o tienen que rehacer su trabajo cuando el político “superó el chiste con otra babosada y ya no sirve”.

Etiquetas: