Multitudinario adiós

El calor humano vence a la lluvia y al frío en Xmatkuil

1 / 5


Muchos papás aprovecharon el último de la feria para convivir con sus hijos. En la imagen, emocionante paseo en los carros chocones
Una multitud abarrotó ayer la Feria de Xmatkuil, en su último día
Familias completas disfrutaron ayer de los diferentes atractivos que ofrece la feria de Xmatkuil. Algunos opinaron que los atractivos y el estacionamiento de la feria debían ser más económicos, para que mayor número de personas pudieran disfrutarlos


Filas de personas que abarcaban toda la manzana para abordar el autobús en el paradero ubicado frente al Monte de Piedad, en la calle 69 con 58 y 60, en el Centro, eran un indicador de la multitud que acudiría a Xmatkuil, en el último día de la feria 2013.

Ni el clima frío ni la constante llovizna desanimaron a las miles de personas que decidieron disfrutar hasta el fin de la feria de Xmatkuil.

Sin embargo, a pesar de lo extensa de las filas, los usuarios no tuvieron que esperar mucho tiempo para abordar los autobuses, que ofrecieron numerosas corridas y acortaron la espera de los ansiosos paseantes.

Sin embargo, no faltaron aquellos vivales que, al ver lo extenso de las filas, pretendieron “colarse” y abordar los autobuses sin formarse. No obstante, fueron “puestos en orden” por los mismos usuarios que, formados como debe ser, corrían a los vivales a gritos y empujones y los enviaban al final de la cola.

Ni la intermitente llovizna desánimo a quienes aguardaban para abordar su autobús e ir a la feria.

Apenas eran las dos de la tarde y el recinto ferial ya se encontraba repleto, un mar de gente iba y venía en todas direcciones. Caminar por las calles era complicado debido a la gran afluencia.

Familias completas recorrían las instalaciones y visitaban los atractivos.

La mayoría de los visitantes usaban paraguas, chamarra o suéter, algunos tuvieron que conformarse con comprar un “nailón” para protegerse de la lluvia que caía a intérvalos.

Todos los atractivos de la feria estaban llenos: Los restaurantes, los juegos, el Teatro del Pueblo y, sobre todo, los juegos mecánicos.

A pesar del frío, algunos “valientes” se subieron al Río Salvaje, del que descendieron empapados. Los amantes de la adrenalina se subían a los juegos más de una vez, aunque tenían que esperar por varios minutos en la fila.

Los vendedores aprovecharon para rematar sus productos. Ollas, alfombras, sartenes y demás artículos se vendían como pan caliente. “Llévelo barato, hoy por ser último día”, anunciaban por micrófono los comerciantes.

Algunos aprovecharon para ir a bailar en el Teatro del Pueblo, don lucieron sus mejores pasos. El ritmo de las cumbias inundaba el ambiente del lugar.

Los niños mostraban su asombro cuando veían a los toros y caballos, y los adultos se acercaban para acariciar a algunos de los ejemplares.

Eran las cinco de la tarde y la gente sigue llegando, a pesar de que el Sol se negaba a salir. Estaba claro…nada impediría la multitudinaria despedida la feria.- Abraham Bote

Feria | Sugerencias

Asistentes a la feria hicieron algunas sugerencias para mejorar los servicios.

Precios

Gorety Lizama, de 19 años, dijo que le gustaron mucho los juegos mecánicos, pero sugirió que sean un poco más baratos “para que me pueda subir a todos”.

Estacionamiento

Adrián Balam Pérez, de 40 años, destacó entre los atractivos al delfinario y el show de los Caballeros Medievales, y pidió abaratar el estacionamiento.




Volver arriba