España y África desbordan sus pasiones en la voz de Concha Buika

1 / 2


España y África desbordan sus pasiones en la voz de Concha Buika
España y África desbordan sus pasiones en la voz de Concha Buika


Utilizando ritmos flamencos como nave soberana la artista española de ascendencia africana Concha Buika ofreció hace unas horas en la Plaza Grande un atractivo espectáculo  donde la pasión fue el río en que navegaron las canciones elegidas para ese programa que el que comenzó la última semana de actividades del Mérida Fest 2014.

Ante numeroso, entusiasta público reunido al pie del Palacio Municipal, donde se instaló el escenario para esa presentación, la compositora, poeta y cantante extranjera llenó la hora y media de su presentación con un repertorio de piezas suyas, varias canciones rancheras, boleros e incluso un tango. Todas ellas fueron cantadas en arreglos para flamenco, con improvisaciones y adornos cromáticos de la rasposa y sugestiva voz de Buika, pero sobre todo con intensa pasión y sentimiento. Incluso la artista soltó lágrimas al interpretar una melodía que ofreció como homenaje a Chabela Vargas.

En ese espectáculo la intérprete ibérica sólo se apoyó en un hábil percusionista cuyo nombre no escuchamos bien cuando fue presentado,  y de un ejecutante maduro y confiable de la guitarra flamenca, José Luis Rodríguez. Cuerdas y cajón bastaron para enmarcar el atractivo musical central que fue la voz y estilo interpretativo de la española.

Vestida con traje largo planco y plateado, con su melena de leona africana y un maquillaje casi ausente Concha Buika  subió puntual, a las 8:30 de la noche, al escenario. En su voz reconocimos a España, y en el movimiento de su cuerpo al territorio africano del que provienen sus padres.

La cantante expresó sentirse a gusto en Mérida, dijo que esta ciudad tiene magia y ella la sentía. Preguntó al público si alguien la invitaba a un tequila. Sorpresivamente, en la primera fila hubo quien llevaba una “chatita” metálica con esa bebida y se la ofreció a la artista, la cual le dio varios sorbos durante todo el espectáculo.

En democrática decisión, la Dirección de Cultura dispuso que la mayoría de los asientos fueran para el público en general y destinó una porción a invitados especiales. De esta forma hubo en las primeras filas gente de ambos grupos.- (Por Hansel Vargas Aguilar).

Etiquetas:, ,