El consumo de fibra evitaría dolencias cardíacas

Al comer una pera grande se obtienen ocho gramos de fibra

MIAMI (HealthDay News).- Aumentar la cantidad de fibra en la dieta podría reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, revela un estudio.

“Debido a que hay gran controversia, muchas personas evitan los carbohidratos y los granos, y este ensayo nos reafirma la importancia de la fibra en la prevención de las enfermedades cardiovasculares”, señala la doctora Suzanne Steinbaum, cardióloga preventiva del Hospital Lenox Hill en Nueva York y quien no tomó parte en la nueva investigación.

Científicos liderados por Diane Threapleton, de la Facultad de Ciencias Alimentarias y Nutrición de la Universidad de Leeds, en Inglaterra, analizaron datos de Estados Unidos, Australia, Europa y Japón para evaluar los distintos tipos de ingesta de fibra. El equipo observó la ingesta total de fibra, de fibra insoluble (como la que se halla en los granos enteros y en la piel de las papas), de fibra soluble (en las legumbres, los frutos secos, la avena y la cebada), de cereales, de frutas y verduras, y de otras fuentes.

El estudio también observó dos categorías de enfermedades cardíacas. Una, la “enfermedad cardíaca coronaria”, se refiere a la acumulación de placa en las arterias del corazón que podría desencadenar un ataque cardíaco, según la Asociación Estadounidense del Corazón.

El segundo tipo de problema cardíaco se conoce como “enfermedad cardiovascular”, un término general que abarca las afecciones del corazón y los vasos sanguíneos e incluye el ataque cardíaco, el accidente cerebrovascular (ACV), la insuficiencia cardíaca y otros problemas. Mientras más fibra total, insoluble y frutas y verduras consumían las personas, menor era su riesgo de presentar los dos tipos de enfermedades. Un mayor aumento de fibra soluble llevó a una mayor reducción en el riesgo de enfermedad cardiovascular que en el de enfermedad cardíaca coronaria. Y la fibra del cereal redujo el riesgo de enfermedad cardíaca coronaria más que el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Por cada siete gramos adicionales de fibra al día consumidos hubo un riesgo significativamente más bajo de ambos tipos de enfermedad, según el estudio, publicado en línea el 19 de diciembre en la revista “BMJ”.

Concordancia

Según Dana Angelo White, dietista deportiva, los descubrimientos concuerdan con lo que hace mucho tiempo que saben los nutricionistas sobre la importancia de una dieta rica en fibra.

“Lo difícil es hallar formas de lograr que la mayoría de la gente coma más fibra”, señala Dana, quien también es profesora clínica asistente de la Universidad de Quinnipiac en Hamdem, Connecticut. “La recomendación diaria varía entre los 20 y los 38 gramos. Eso podría parecer difícil para la mayoría de las personas, pero se puede lograr mediante unos cuantos cambios pequeños en la dieta”, asegura la experta.

El estudio británico halló que añadir apenas siete gramos de fibra al día a la dieta mejora la salud cardíaca.

La doctora Steinbaum añade que “es esencial que las personas comprendan que los granos integrales (como la cebada, el trigo bulgur, el mijo, la quinoa, el arroz integral, el centeno, la avena y el trigo integral, junto con las frutas, las verduras, los frutos secos y las semillas) forman parte de una dieta saludable para el corazón”.

Dieta | Aspectos

Sugerencias

Según Dana Angelo White, las personas pueden obtener siete gramos de fibra al día mediante: 1 1/2 tazas de avena cocida (siete gramos), 1 1/4 tazas de cereal de trigo triturado (ocho gramos), dos rebanadas de pan de trigo integral (seis a siete gramos), una pera grande (ocho gramos), una taza de frambuesas (ocho gramos) y media taza de habichuelas negras (7.5 gramos).

Beneficiarios

Consumir fibra beneficiaría a “muchos miles” de personas.




Volver arriba