Desde Bangkok

1 / 8




 

Tolerancia y perdón

 

 Jorge Luis Hidalgo Castellanos

 

Una vez más, en la lucha por el poderque ha vivido a lo largo de su historia el reino, un nuevo grupo venció en abril de 1975 y arrasó con todo. Lo establecido antes ya no servía, para nada. Iniciaba una nueva era en el país asiático, el año cero del jemer rojo (Khmer Rouge) y, según sus líderes, había quecambiarlo todo.
El régimen comunista-extremista tomó el poder del reino y empezó a destruirlo, comenzando por una gran parte de su población, más de 2 millones, a la que aniquiló en pocos años.
Parte de esa barbarie entre hermanos tuvo lugar a unos 15 km de la capital de la actual Camboya, en uno de los más de 300 campos de exterminio (Killing Fields) que hubo en esetiempo en el país, el tristemente célebre Choueng Ek, en las afueras de Phnom Penh. Un terreno de una hectárea protegido con un muro de varios metros de largo cuyo zaguán se abría de noche para recibir camiones con genteque no sabía realmente cuál era sudestino y por qué estaba presa. Gente hambrienta, débil, torturada, algunas con hijos. Niños y nenes. Todos juntos en la oscuridad.
Al cerrarse el portón iluminado por un débil foco, nadie sabía, salvo los guardias del jemer rojo, que ya nunca más saldría de ese lugar. A varios de los arrestados los obligaban a cavar amplios fosos en los que al final acabarían sus miserables vidas, la misma noche en que llegaron. Se acompañaba las tareas con música, resultado de una decisión cruel y demencial. En altavoces colocados en los múltiples árboles del centro de detención se reproducían cantos corales del jemer rojo que ensalzaban a los jefes, al trabajo comunitario, a la nueva era, al mundo igualitario e ideal. Los vecinos del lugar no escuchaban más que esas grabaciones y se imaginaban que había fiesta y por ello gritos. Todo lo contrario.
Los guardias de la llamada Kampuchea Democrática tomaban las herramientas agrícolas: palas, machetes, zapapicos, hazadones, hoces y palos y se dirigían a donde estaban los prisioneros pero no los hacían trabajar, simplemente los asesinaban a sangre fría. Nada se escuchaba pues el sonido de las bocinas era muy alto. No se usaban balas porque además de ruidosas resultaban caras, mejor a golpes y que cayeran directamente en la fosa común. Algunos otros eran obligados a cubrir de tierra las fosas donde algunos aún agonizaban, antes de también ser aniquilados.
Un árbol muy grande del actual Centro del Genocidio de Choueng Ek es testigo mudo de lo que pasó con los bebés. Los verdugos los tomaban de los piesitos para estrellar sus cabezas contra el tronco. Decían que era instantáneo y eficaz. Brutal e inhumano, sin duda. Hay testimonios, incluso de los propios asesinos y otros jemeres rojosq ueposteriormente fueron detenidos. Verdaderos caínes que en tres años acabaron con la tercera parte de la población camboyana. Maestros, profesionistas, doctores, cultos, sin cultura, ricos y pobres, principalmente si usaban lentes o vivían en la ciudad, eran enemigos del sistema y enviados a trabajar al campo para aumentar la producción de arroz, la base de la alimentacion del país. No se les daba de comer, o poco, y lasj ornadas eran extenuantes. Varios murieron sembrando o cosechando, otros además fueron asesinados.
Choueng Ek es hoy un lugar conmemorativo para no olvidar lo que no debe hacerse y practicar la tolerancia. En él no hay más que senderos entre los jardines y patios con lugares señalizados con un número. El visitante recibe un par de audífonos y un aparato que reproduce en el idioma escogido —incluso español— una explicación de lo que en ese preciso lugar se hacía con los prisioneros. Después del 4 y hasta el 19 no se puede evitar que alguna lágrima asome y se dude enérgicamente de la naturaleza humana. Las fieras son incapaces de asesinar, uno tras otro y, en cuestion de horas a cientos de semejantes. También impresiona, si no se escucha la narración, percibir que los ojos solo ven árbolesy plantas. Todo en general silencioso y sin que nada deje ver que fue un lugar de exterminio masivo de los camboyanos.
Sólo al finalizar el recorrido existe algo que resulta sobrecogedor a la vista. Una construcción a manera de pagoda local con paredes de vidrio, a través de las que se pueden ver millares de calaveras en diversos niveles. Es la estupa conmemorativa que reúne parte de los restos encontrados en el lugar y clasificados por expertos forenses.Algunos ha sido identificados, muchos todavía no. En varios de los 5,000 cráneos se nota a simple vista una fractura, un agujero o una rajada. Son consecuencias de la manera en que fueron victimados.
Un pequeño museo con fotografías, pinturas y hasta un documental corto se pueden ver como última parte de la visita, incluso ahí se conoce a algunos integrantes del jemer rojo procesados en el tribunal internacional ad hoc establecido en 2007. Nunca se juzgó en ellos al principal cabecilla rojo, Pol Pot, quien ya viejo y ¿tranquilo? murió cerca de la frontera con Tailandia. Su castigo, según el budismo local, estará en el karma.
Entre las polvorientas calles, cuando se va de regreso de Choueng Ek a la ciudad, el mundo se ve de otra manera. No obstante, las sonrisas auténticas de los camboyanos que se encuentran en el camino devuelven al visitante la esperanza en la humanidad. Esta gente pareciera no haber sufrido y si lo hizo ya ha perdonado. Tienen derecho a que les vaya bien.




Volver arriba