Dejó información valiosa el lanzamiento del satélite de la Universidad Modelo

Entrada a la era espacial. Alumnos de la Universidad Modelo lanzan su satelite IMK-Sat 1, en diciembre de 2012.- (Foto: Leslie Santos Bonilla)

Entrada a la era espacial. Alumnos de la Universidad Modelo lanzan su satelite IMK-Sat 1, en diciembre de 2012.- (Foto: Leslie Santos Bonilla)

MÉRIDA, Yucatán. (Notimex).- El lanzamiento de un satélite amateur a la estratosfera a finales del año pasado ha sido uno de los acontecimientos más importantes en la historia de la Universidad Modelo, consideró Olmo Alonso Moreno Franco.

 El investigador y académico de la Facultad de Ingeniería refirió que se obtuvo experiencia e información muy valiosa del lanzamiento del satélite y ahora dará un siguiente paso hacia el desarrollo de otras áreas, en especial la transmisión de señales inalámbricas desde la atmósfera.

 Recordó que el satélite fue lanzado el pasado 12 de diciembre desde las instalaciones de la Universidad Modelo y ha sido uno de los acontecimientos más importantes de la institución.

 El objeto, detalló, fue lanzado con un gran globo que lo llevó a alcanzar una altura de 34.1 kilómetros desde la Tierra, unos cuatro kilómetros más de la expectativa que se tenía en el desarrollo del proyecto y que está validada por los propios reportes de la Agencia Espacial de Estados Unidos (NASA, por sus siglas en inglés).

 De igual modo, durante su trayecto se lograron grabar tres horas de video en donde se hacen tomas de la curvatura de la tierra y otros detalles del vuelo.

 Sin embargo, no todo salió como lo planeado, pues el satélite llevaba una computadora de vuelto que registraría altura, temperatura, y otros detalles del viaje y dejó de funcionar cuando llegó a los siete kilómetros de altura.

 ’No sabemos todavía qué es lo qué pasó con la computadora, pero dejó de funcionar por lo que aquí tenemos un reto a futuro para próximos lanzamientos de objetos con similares características’, explicó el especialista.

 También destacó que la recuperación del objeto fue un éxito, pues se rescató prácticamente íntegro a unos siete kilómetros del punto en el que se esperaba su caída, luego de que estallara la sonda que lo elevó hasta la estratosfera.

 ’Toda esta experiencia aportó información muy significativa para el desarrollo de nuevos proyectos aeroespaciales y también para el desarrollo de nuevas herramientas y prototipos en el área de la mecatrónica’, resaltó.

 Indicó que el siguiente paso es hacer nuevos lanzamientos pero a nivel de atmósfera para el desarrollo de sistemas de comunicación y transmisión inalámbrica.

 Estos sistemas, servirían también para el desarrollo de nuevos programas de investigación dentro de la institución académica tanto para maestros como otros alumnos que pudieran interesarse en desarrollar proyectos de investigación, añadió.

 Destacó que otro punto importante que dejó esta experiencia en al campo del estudio aeroespacial es que representa todo un ejemplo de éxito del trabajo en equipo, y de la formación de nuevos liderazgos y talentos científicos.

 ’Este trabajo nos permite como institución y como investigadores demostrar que sí es posible impulsar la innovación y desarrollo tecnológico a nivel local y que podemos destacar en áreas que se creen reservadas sólo para los países más desarrollados’, expresó.

Etiquetas:, ,