De niña quería ser violinista

Debuta hoy Alina Komissarova con la OSY, a las 9

La violinista Alina Komissarova en sesión fotográfica para el  Diario en el Country Club. La ucraniana debuta en México esta noche con la Sinfónica de Yucatán, a las 9, en el Teatro Peón Contreras. Boletos en venta

Es la primera vez que la violinista Alina Komissarova viene a México. La primera que prueba una sopa de lima. La primera que trabaja con Juan Carlos Lomónaco, director de la Orquesta Sinfónica Yucatán (OSY).

Si decidió venir a Mérida a tocar el concierto para violín de Sibelius (Op. 47) es porque ama profundamente esta obra (la ha interpretado unas cuatro o cinco veces) y porque le gustó la oportunidad de escuchar a una orquesta tan joven como la OSY, explica en entrevista con el Diario en el Country Club acompañada por el maestro Lomónaco y el doctor Benjamín Ramírez (traductor).

La ucraniana es actualmente violinista principal de la Royal Danish Opera en Copenague, y ha tocado bajo la batuta de personalidades como Yehudi Menuhin, en destacadas salas de conciertos del mundo como el Teatro Colón, en Argentina; el Victoria Hall, en Ginebra, y el Mozarteum en Salzburgo.

Hija de músicos -su mamá es pianista y su papá es director de coros- no es raro que Alina acabara entre partituras y casada con un violonchelista.

¿Cuando eras niña soñabas con ser una gran violinista?

Quería ser como los grandes violinistas del siglo XX, Jascha Heifetz, Fritz Kreisler, Mischa Elman, Yehudi Menuhin, David Oistrakh… Solía ver conciertos en la televisión, nunca olvidaré la imagen de Leonid Kogan con su bello frac, tocando con una orquesta, todo eso me hizo convertirme en solista, adoro el sonido del violín.

¿Cómo se refleja en el concierto que vas a interpretar el propio sueño de Sibelius de ser un gran violinista?

Creo que se refleja en la nostalgia del primer movimiento, hay un latido en las cuerdas… imágenes de un deseo especial. La parte intermedia es muy intensa, el alma del violín se dirige al público.

Esta obra estuvo en el olvido muchos años, ¿a que atribuyes su resurgimiento y consecuente fama mundial?

El éxito inmediato de muchas obras depende tanto del compositor como de las piezas; Tchaikovsky, por ejemplo, no fue muy popular en sus inicios y Bramhs sí. Depende mucho del público, finalmente es el que decide.

Cuando Alina toca este concierto, o cualquier otro, siente que “siempre hay algo más que decir, una manera diferente de decirlo, una nueva idea… No estoy consciente de lo que hago cuando toco, me doy cuenta de qué hice hasta que termino”.

En tu currículo dice que eres maestra en dos escuelas especiales de música, una en Ucrania y otra en Italia, ¿por qué especiales?

Cuando yo era niña iba a la escuela donde aprendía las diferentes materias y música, yo tomaba clases particulares, dos o tres lecciones cara a cara con mi maestra, pero estas escuelas son para niños con talento especial para la música, seleccionados mediante un examen, toman clases de piano, armonía, solfeo… mientras aprenden lo mismo que en una escuela regular, es decir, matemáticas o biología, por ejemplo.

Hace unos diez años, Alina ganó el segundo lugar en el concurso internacional Yehudi Menuhin, lo que le valió una prestigiosa beca de cinco años para estudiar en la Academia de Música Menuhin, donde recibió clases magistrales del propio violinista y de otros mentores.

“El concurso fue una experiencia increíble porque él (Menuhin) estaba dirigiendo la orquesta y también fue miembro del jurado”.

¿Cómo fue estudiar con Menuhin?

Bueno, él no estuvo a cargo directamente de mi formación, sino (el argentino) Alberto Lysy, en Suiza (tomó clases particulares). Menuhin daba clases magistrales abiertas a los violinistas, no aprendí una cosa en específico con él pero me fijaba mucho en lo que enseñaba a los demás, en su técnica, en sus movimientos, en su forma de tocar, en su relación con los intérpretes.

¿Cuál ha sido el mejor consejo que te ha dado un maestro?

Sé libre, porque cuando conoces muy bien algo ya tienes la libertad.- PATRICIA GARMA MONTES DE OCA




Volver arriba