Cirugía a Lalito

Mario Alberto del Villar Cervera (*)

“Oye, Manuel, esta clínica es muy grande y moderna”.

“Sí, Clarita, pero en realidad es un hospital y recuerda que vinimos a visitar a Lalito, al que hoy le quitaron sus anginas y adenoides. Me comentó mi hermana que el niño se encuentra maravillosamente. De inmediato dejó de respirar por la boca y ahora ya la mantiene cerrada. Está respirando perfectamente por la nariz. Ha permanecido dormidito y poco se ha quejado de la operación de garganta”.

“Claro, su nieve de limón… ¿Recuerdas que a Luisito, nuestro hijo, también le dieron su nieve? Le quita en gran parte el dolor”.

“El Doctor M ha sido muy cuidadoso, como siempre, en su cirugía, igual que con Luisito. ¿Te acuerdas que nos comentó que la operación había sido por la boca y también que se recuperaría rápidamente? ¡Qué bien les ha ido! Y qué mal les hubiera ido si no los hubiera operado. Los dos estaban muy enfermos”.

“Sí, Manuel; muy cierto”.

“Clarita, ya llegó el elevador, súbete rápido”.

“Pero Manuel, hay que esperar a que baje la gente”.

“No importa, ¡tú súbete! No se vaya a ir sin nosotros”.

“No se va Manuel, debes ser correcto. ¡Espérate!”.

—–

*) Otorrinolaringología de niños y adultos. Consultorio 423 del hospital Star Médica. Teléfono 196-15-14.




Volver arriba