Investigadores crean software para coordinar respuesta a terremotos

MÉXICO (EFE).— Un equipo de investigadores mexicanos apoyados por el Instituto Politécnico Nacional (IPN) desarrolló un software para coordinar los servicios de información, rescate y protección civil en caso de un terremoto en la Ciudad de México.

El sistema operativo RieSis (Riesgo Sísmico) fue desarrollado por el Centro de Investigación en Computación (CIC) del IPN, ante el riesgo latente de que ocurra un sismo de gran magnitud en la capital del país.

El proyecto fue concebido por el doctor Adolfo Guzmán Arenas y el ingeniero Luis Wintergerst, quien esta semana fue galardonado con el Premio Nacional de Protección Civil.

RieSis es un software que, a través de una base de datos, coordina los esfuerzos de rescate y protección si ocurre un terremoto.

El sistema recibe reportes de edificios dañados que la población puede enviar a través de internet, y envía a un equipo de expertos y rescatistas al lugar.

Además, la base de datos que deberá completar el Gobierno de la ciudad incluirá a las principales dependencias administrativas locales, servicios de emergencia, ambulancias, voluntarios, rescatistas, grúas e incluso al Ejércitopara poder coordinar las tareas de búsqueda y rescate.

Wintergerst comentó a Efe que él “tenía la idea de un sistema de inteligencia artificial para el manejo de una contingencia sísmica”, por lo que en 2010 se entrevistó con Guzmán. “Le expliqué cuál era mi plan de contingencia y que quería construir un software para que las comunicaciones fueran por internet y no por radio”, apuntó.

“Concursamos en la LACCIR (Latin American and Caribbean Collaborative ICT Research Federation) y ganamos 50.000 dólares, que fue el dinero semilla de RieSis”, explicó Guzmán.

“Después metimos un proyecto de investigación al Instituto de Ciencia y Tecnología del Distrito Federal. Lo desarrollamos en 2012, pero pedimos una prórroga durante 2013 para probarlo y mejorarlo. Ya había cumplido sus objetivos como proyecto de investigación, pero no se trata de desarrollar algo y dejarlo en el anaquel”, comentó.

Cuando se hace el reporte de un edificio dañado, el programa envía a los voluntarios o expertos más cercanos para que atiendan la emergencia.

Un ingeniero dictaminador decidirá si el edificio puede continuar habitado, y un encargado de sitio deberá llevar la bitácora de todos los eventos, heridos, atrapados y fallecidos.

Esta información será colocada en la web del RieSis para que cualquier persona pueda localizar a sus familiares y amigos si las comunicaciones fallan.

Si el edificio es evacuado, los habitantes serán remitidos a albergues o pueden ir a casa de algún familiar, pero se mantendrá el registro del lugar al que se dirijan para subirla a Internet y que sus conocidos puedan consultar su paradero.

En el caso de los heridos, el coordinador de sitio deberá decidir si son atendidos en el lugar, o bien remitidos a hospitales, y también existirá un registro de los mismos, así como su estado de salud y el lugar en el que fueron remitidos.

“Hay heridos que pueden ser atendidos en el sitio, otros deben ser trasladados a un hospital y hay algunos que ya no vale la pena transportarlos porque un paramédico vio que van a fallecer en poco tiempo. Uno debe ser frío en esa determinación, pero estamos velando por la mayoría”, dijo Wintergerst.

El software ya fue entregado al Gobierno del Distrito Federal, y los desarrolladores están a la espera de que se dé la orden de instalarlo en el Centro de Comando, Control, Comunicaciones, Cómputo, Inteligencia, Integración, Información e Investigación (C4i4).

El sistema ya puede consultarse en http-//riesis.cic.ipn.mx, mientras el Gobierno capitalino lo instala en sus propios servidores.

“¿Qué le duele a la población? Sus atrapados y sus heridos. Si un atrapado se muere porque no se le rescató, o un herido se muere porque se desangró, le queda a la familia una herida terrible que lamenta toda su vida. Todas esas necesidades están concentradas para que RieSis actúe rápidamente”, apuntó Wintergerst.




Volver arriba