Hablar al manejar no es peligroso, según un estudio

Un estudio sofisticado con datos tomados de la vida real confirma que marcar el teléfono, escribir mensajes de texto o tratar de alcanzar un celular mientras se conduce aumenta el riesgo de sufrir un choque o un conato de accidente, especialmente entre los conductores jóvenes.

Hablar por teléfono mientras se conduce no resulta peligroso, como lo señalan otros estudios

Pero la investigación también arrojó un resultado sorprendente: hablar por teléfono no resultó peligroso, como lo señalan otros estudios. Éste no distinguió entre aparatos que se necesita tener en la mano y los que permiten hablar con las manos libres, lo que representa una desventaja en el análisis.

Aunque hablar no requiere que los conductores aparten la vista de las vías por las que circulan, es difícil hablar por teléfono sin tener que alcanzarlo primero o marcar un número, factores que aumentan el riesgo de choque, señalaron los investigadores.

Estudios previos con simuladores, pruebas de manejo y registros de celular sugieren que el riesgo al conducir aumenta cuando la gente está en el teléfono móvil, especialmente entre los adolescentes. Las personas de entre 15 y 20 años representan sólo el 6% de los conductores, pero suman el 10% de las muertes por accidentes de tráfico y el 14% de los choques reportados por la policía en los que hay heridos.

Para el estudio, los investigadores en el Instituto de Transporte de la Universidad Tecnológica de Virginia instalaron videocámaras, sistemas de posicionamiento vía satélite, aparatos para monitorear los carriles y otros que miden la velocidad y la aceleración, así como otros sensores en los autos de 42 conductores de entre 16 y 17 años que ya habían obtenido su licencia, y de 109 adultos con una experiencia promedio de 20 años al volante.

El riesgo de choque o conato de accidente entre los jóvenes aumentó más de siete veces si estaban marcando o tratando de alcanzar el teléfono, y cuatro veces si estaban enviando o recibiendo un mensaje de texto. El riesgo también se incrementó si trataban de alcanzar algo diferente al teléfono, veían un objeto a la vera del camino o comían.

Entre los conductores más experimentados, el sólo marcar el teléfono aumentó los riesgos de sufrir un choque o conato de accidente. Pero el estudio comenzó antes de que escribir mensajes de texto se volviera más común entre toda la población, así que los investigadores no saben si es algo igual de peligroso para los adultos que para los adolescentes.

El involucrarse en distracciones aumentó con el tiempo entre los conductores novatos, pero no entre los experimentados.

Los Institutos Nacionales de Salud y la Administración Nacional de Seguridad en Carreteras financiaron la investigación. – Por Marilynn Marchione




Volver arriba