Descubren un depredador que vivió hace 13 millones de años en Bolivia

WASHINGTON  (EFE).- Un estudiante de la Universidad Case Western Reserve University (Ohio, EE.UU.) y su mentor descubrieron un depredador del tamaño de un gato que vivió en Bolivia hace unos 13 millones de años, informó hoy la institución.

Se trata de uno de los ejemplares más pequeños encontrados del orden de los Esparasodontos (“Sparassodonta”), un grupo de mamíferos carnívoros extinguido que fue uno de los principales depredadores en América del Sur durante el Cenozoico.

El estudiante Russell Engelman y el profesor de anatomía Darin Croft hicieron el descubrimiento analizando una pieza de cráneo que permaneció durante más de tres décadas en una colección de la Universidad de Florida.

El especimen fue encontrado en una zona montañosa conocida como Quebrada Honda, en Bolivia, en 1978, entre unas capas de roca datadas entre 12 millones y 13 millones de años, pero no había sido estudiado en detalle hasta ahora.

La pieza fue identificada entonces provisionalmente como perteneciente a un grupo de comadreja extinguida carnívora, en parte por su tamaño, pero Croft quiso estudiarla porque la edad que le habían asignado era casi el doble de la última especie de comadreja carnívora conocida.

Según los investigadores, el especimen “claramente no corresponde a ningún grupo principal de esparasodonto” y tiene un morfotipo desconocido hasta ahora entre los animales de este grupo, aunque de momento no le han dado un nombre.
El cráneo, que completo hubiera tenido unos siete centímetros de longitud, muestra que el animal tuvo un hocico muy pequeño.

Además, una cavidad en el maxilar superior muestra que tenía grandes caninos, que estaban alrededor de una sección transversal muy parecida a las de un marsupial carnívoro, conocido como quol de cola moteada o gato tigre, que vive en Australia en la actualidad.

Los esparadosontos son más cercanos a las comadrejas actuales que a los gatos y los perros, pero el grupo incluye algunas especias con dientes de sable que les servían para alimentarse de presas más grandes.

“La mayoría de los depredadores no persiguen animales de su mismo tamaño, pero estas características indican que este pequeño depredador era un gran cazador”, apuntó Croft en un comunicado.

Los investigadores consideran que esa pequeña especie de Bolivia probablemente se alimentaba de los antiguos parientes de los conejillos de indias actuales, según los investigadores. EFE




Volver arriba