Cinvestav busca desarrollar vacunas a partir de mucosas

Cinvestav busca desarrollar vacunas a partir de mucosas

MÉXICO (Notimex).- Las mucosas en el organismo humano funcionan como barreras biológicas que impiden de manera selectiva la entrada de virus, parásitos o bacterias como salmonellas y E. coli, que en época de calor aumentan la incidencia de trastornos gastrointestinales.

Marco Antonio Vega López, adscrito al Departamento de Infectómica y Patogénesis Molecular del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), señaló que su estudio es importante no sólo para reducir el número de infecciones, sino también para desarrollar nuevas clases de vacunas.

El experto ha centrado una de sus líneas de estudio en la inmunobiología de estas superficies corporales, presentes en el tracto digestivo, respiratorio, genitourinario, los ojos, oídos e incluso la piel.

“El estudio de las mucosas ha resultado complejo porque aún no podemos entender con claridad cómo seleccionan lo bueno de lo dañino. Esta es la parte clave que (en caso de comprenderse) nos permitiría estimular la respuesta inmunológica contra agentes patógenos o evitarla contra cosas que no debe responder, como los alérgenos y la autoinmunidad”, señaló.

El experto en Inmunología aclaró que, a diferencia del sistema inmunitario interno, que no permite la presencia de ningún agente extraño al cuerpo, pues lo elimina y genera una inmunidad llamada esterilizante, las mucosas producen otra reacción.

Esta se denomina “exclusión inmune” y es selectiva, pues impide la entrada de sustancias dañinas pero permite la de otras inocuas como las proteínas de los alimentos.

Explicó que esta diferencia en la reacción inmunitaria se debe a que las mucosas están en contacto permanente con múltiples agentes externos, incluido el conjunto de microbios benignos que se alojan en el organismo.

“Este es uno de los puntos diferenciales que cambia por completo el concepto de inmunología”, refirió Vega López.

“Los inmunólogos han estudiado por más de 150 años lo que pasa en el suero (sangre). Hasta hace unos 25 años, se dieron cuenta que las mucosas del organismo son los sitios más importantes del sistema inmunitario, porque están en contacto con todas las amenazas que el medio ambiente representa para la salud”.

Este conocimiento puede aprovecharse para fabricar nuevas clases de vacunas no invasivas (sin agujas, pues ya no tendrían que inyectarse por vía intramuscular) contra infecciones e, incluso, ciertos padecimientos de tipo inmunitario, como las alergias.

“Mucha gente tiene alergia al polen, que aparentemente no es una sustancia dañina. Si logramos entender cómo las mucosas seleccionan las cosas dañinas de las que no lo son, podemos manipular ese sistema para que el paciente alérgico no tuviera esa respuesta”.




Volver arriba