Científicos mexicanos colaborarán con telescopio Sloan

MÉXICO (Notimex).— Científicos mexicanos participarán en la IV fase del proyecto de telescopio Sloan Digital Sky Survey, que observará estrellas de la Vía Láctea y dará información sobre la estructura y evolución del Universo.

El investigador Yair Krongold Herrera, del Instituto de Astronomía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), informó que en esta fase se suma el telescopio Irénée du Pont de 2.5 metros que se encuentra en el Observatorio Las Campanas en la Cordillera de los Andes en Chile.

En este proyecto participan 200 astrónomos de 40 instituciones del mundo; por parte de la máxima casa de estudios del país el proyecto cuenta con el liderazgo del Instituto de Astronomía (IA) y la colaboración de los institutos de Física y de Ciencias Nucleares.

Sloan amplió los alcances en esta fase a partir de este mes y observará estrellas de la Vía Láctea, 10 mil galaxias vecinas y dará información sobre la estructura y evolución del Universo.

En un comunicado, el también integrante de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC) explicó que las metas de proyecto están divididas en tres: La primera ‘se llama eBOSS (Extended Baryon Oscillation Spectroscopic Survey)’.

Consistirá en realizar un censo de galaxias y de cuásares y ver a qué distancia están y entender, con base en esa información, cómo ha sido la expansión del Universo.

El proyecto eBOSS medirá, a través de espectros la distancia de las galaxias desde que el Universo tenía tres mil millones de años de edad hasta la actualidad.

Se medirá a los cuásares y galaxias con un agujero negro en su núcleo que consume una gran cantidad de energía y parte de ésta se libera en forma de luz.

Las observaciones se realizarán en el óptico. A través de este proyecto se busca interpretar qué papel ha jugado la energía oscura en la acelerada expansión del Universo. Servirá para ver cómo han evolucionado los cuásares y cómo su agujero negro ha ido creciendo.

En el segundo proyecto participa Chile: El APOGEE-2 (APO Galaxy Evolution Experiment North and South), a través del telescopio Irénée du Pont en el observatorio Las Campanas.

Apache Point se encuentra en el Hemisferio Norte y hacía falta un telescopio en el Hemisferio Sur que pudiera ver el resto de la Vía Láctea, en especial su núcleo.

‘El APOGEE-2 hará esas observaciones y un censo de medio millón de estrellas de la Vía Láctea con espectroscopía del cercano infrarrojo, verá su posición en nuestra galaxia, su distribución y dinámica, que permitirá entender cómo ha evolucionado’.

El tercero se llama Manga (Mapping Nearby Galaxies at APO) y observará 10 mil galaxias del vecindario cercano a la Vía Láctea. Estudiará el gas y las estrellas que conforman a las galaxias para ver cuál es su distribución y entender, entre otras cosas, su formación y cómo influye la materia oscura en sus movimientos.

El proyecto Sloan en fases previas ha observado cientos de miles de galaxias pero esta vez lo hará a mayor detalle.

 




Volver arriba