Científicos británicos “imprimen” células oculares para reparar retina dañada

 

LONDRES (EFE).- Un equipo de la Universidad británica de Cambridge ha utilizado una tecnología similar a las impresoras de tinta convencionales para fabricar células oculares que podrían utilizarse en terapias para reparar daños en la retina, según publica hoy la revista “Biofabrication”.

“La impresión de células es una tecnología emergente que se utiliza para crear estructuras que resultan esenciales en multitud de aplicaciones de la medicina regenerativa”, afirma el estudio, liderado por Barbara Lorber, del Centro John van Geest para la Reparación Cerebral de la universidad inglesa.

Los investigadores han logrado obtener dos tipos de células de la retina de ratas adultas -ganglionares y gliales- encargadas de transmitir información desde el ojo a ciertas partes del cerebro.

Lorber y su equipo subrayan que la técnica todavía no está lista para ser probada en humanos, si bien sostienen que han dado un primer paso para llegar a regenerar daños en la retina, el tejido sensible a la luz situado en la capa interior del ojo.

“La pérdida de células nerviosas de la retina es una característica de buena parte de las patologías que implican pérdida de visión”, apuntó Lorber a la cadena BBC.

De acuerdo con la investigadora, “nuestro estudio muestra por primera vez que podemos imprimir células del ojo, derivadas del sistema nervioso central, con impresoras piezoeléctricas”, una tecnología común en las impresoras domésticas.

Señaló que, “a pesar de que los resultados son preliminares y todavía es necesario mucho más trabajo”, su propósito es “desarrollar esta tecnología para poder reparar retinas en el futuro”.

Por el momento, los científicos han logrado que las células impresas mantengan intacta su capacidad para sobrevivir y que crezcan cuando son cultivadas.

Clara Eagle, del Real Instituto para la Ceguera del Reino Unido (RNIB), afirmó por su parte que “la claves en este campo de la investigación, una vez la tecnología haya avanzado lo suficiente, residirá en conocer qué grado de visión se puede restaurar”.

“Incluso una mínima mejora puede marcar una gran diferencia. Para algunas personas puede significar la diferencia entre poder salir de casa por sí mismas o no”, dijo Eagle.




Volver arriba