A divertirse

Momo respira tranquilo al terminar el desfile de Corzo en Plaza Carnaval

Y cuando el desfile terminó, Momo suspiró aliviado. A pesar de todo, él mismo tenía sus reservas ante la lluvia de comentarios de que el Carnaval en Xmatkuil sería un fracaso y que nadie iría porque ese recinto está muy lejos.

Pero anoche en el desfile de Corso, al ver a la cantidad de gente que ocupó palcos y gradas (52,000 según datos del Ayuntamiento) del primer paseo que se realizó en Xmatkuil, hasta ganas le dieron de correr hacia el alcalde Renán Barrera Concha, quien presenció el desfile junto a su esposa, Diana Castillo Laviada de Barrera, para abrazarlo. Y, entonces olvidó que al principio del derrotero muchas gradas, sillas y palcos estuvieron desocupados, incluso en la zona gratuita. Hubo tramos de hasta veinte metros en los que no había ni un alma.

Días antes se veía entusiasmado, pero ayer amaneció nervioso y así se mantuvo hasta la tarde, quizá por eso en lugar de desfilar, prefirió pasar inadvertido, eso sí, eligió una silla cerca del alcalde (donde por cierto se concentró el grueso de la gente aunque no así en la parte de enfrente), pues sabía que allí se detendrían todas las comparsas.

Para entonces ya había dado una vuelta en el interior de Plaza Carnaval, y vio que la gente empezaba a disfrutar la fiesta.

Página 12




Volver arriba