“Todos deberían ser niños”

"Jorge Carlos" es un niño de tres años que poco a poco ha conquistado al público con sus travesuras, sus respuestas sinceras en momentos claves y sus sueños de convertirse en actor y comediante reconocido.

"Jorge Carlos", personaje de Kenny Calderón ("Chayak")

La entrevista | “Jorge Carlos” (Kenny Calderón, “Chayak”)

Renata María Marrufo Montañez
“Jorge Carlos” es un niño de tres años que poco a poco ha conquistado al público con sus travesuras, sus respuestas sinceras en momentos claves y sus sueños de convertirse en actor y comediante reconocido.

 

En diferentes fechas del año y alrededor del mundo, hasta en el país más lejano y de nombre impronunciable, se celebra un día para los niños y las niñas. En México, esa fiesta es hoy. En esa población que vive cada día como una nueva aventura desde que baja los pies de la cama o hamaca y hasta que se duerme hay un pequeño, conocido de muchos, que ha hecho de sus travesuras verdaderas historias sobre el escenario.

Su nombre es “Jorge Carlos” o “Jorgito”, quien el día del desfile infantil del Carnaval de Mérida 2014 desfiló y repartió sonrisas a todos con los que se cruzaban con él.

¿Conocen cómo es “Jorge Carlos” y cómo vive este niño que sale del alma infantil de Kenny Calderón (“Chayak”)? Vestido con overol de mezclilla y playera azul con el logotipo de Batman, una mirada llena de chispa entre las pecas marcadas y cabellos rubios y lacios, “Jorgito” se sienta bajo la sombra de los árboles del parque de Bepensa, en la avenida Mérida 2000, y platica con el Diario, algunas veces de forma filosófica y otras con la irreverencia que le caracteriza.

¿Te gusta ser niño?

Me encanta, porque todos me dan su cariño, me consienten y me compran lo que me gusta, cuando se puede. Claro que a veces me regañan, pero yo no me amargo con eso (suelta las carcajadas).

¿Y qué no te gusta de ser un niño?

Que hay muchas cosas que no puedo hacer y tengo que esperar a mis mayores para que lo hagan por mí o me acompañen. Por ejemplo, no me puedo subir solo a los camiones, no me da permiso mi mamá porque dice que es peligroso. Yo quiero hacerlo para irme de viaje a muchas partes.

A tus tres años ¿sabes muchas cosas?

¡Uuuuuuuh, un montón! Y eso porque escucho todo lo que dicen los grandes a mi alrededor y veo tele, aunque mi mamá me ordena que no sea muchas horas para que no vea programas que no son para los niños como yo.

¿Cuáles son esos programas que no puedes ver en la televisión?

Ésos donde los adultos hablan de sus problemas, como el que tiene la “señorita Laura”. Ahí las señoras sufren y las que lo ven se llenan sus cabezas con más problemas que ni son de ellas. Eso le pasa a mi mamá, que sí lo ve. A mí me gusta más ver “Dora la Exploradora”, “Hanna Montana” y todos los programas de Disney y de Animal Planet.

¿Sabes que tienes derechos?

No (contesta con una carita de incrédulo y como un frasco que llenaron de golpe con muchas interrogantes). ¿Derecho a qué?

Pues tienes derecho a tener una familia, a la educación, a que te lleven al doctor cuando te enfermas, a jugar…

Pues no lo sabía, pero en mi casa me dicen que tengo derecho a recoger mi ropa, no dejar mis libros tirados en la mesa, a llevar mis platos sucios a la cocina… ¿eso también es un derecho que tenemos los niños? No lo sabía, hasta ahora. ¡Qué padre!

Platícanos un poco de tu familia. ¿Cómo te llevas con tu mamá?

Mi mamá quiere que sea artista y me apoya mucho en todo lo que hago, porque cuando sea grande quiero ser cantante, actor, conductor de televisión y radio…

¿Qué es lo que más te gusta jugar?

Esos juegos en que tengo que estar con mis amigos. No me gusta jugar solo o estar frente a la pantalla con mi videojuego. Eso me aburre.

¿Y te gusta leer?

Sí, mucho. Me gustan los libros con historias de fantasía, que te transportan a otro mundo diferente donde no hay guerra ni estrés.

¿Te respetan en tu casa?

Me respetan y me quieren mucho, pero también me gano mis regaños y nalgadas cuando no obedezco. Es que a veces me gusta hacer cosas que no debo y por eso mi mamá me llama la atención.

Si sabes de algún niño que tratan mal ¿a quién se lo dirías para que ya no le ocurra?

A un adulto, al doctor que nos cure las lastimadas por si nos pegan… a un adulto.

¿Y al DIF?

Ese lugar es donde están también los niños que no tienen familia, ¿verdad? También ahí. Aunque cuando me porto mal y le colmo la paciencia a mi mamá dice que me va a regalar con un policía o hasta al basurero (se ríe con la seguridad de que sabe que eso no va a pasar).

Y del bullying, ¿tú se lo has hecho?

No me gusta eso del bullying, es algo feo que niños le hagan groserías y hasta peguen a otros que no se pueden defender. A mí me gusta tener amigos y si veo que a un niño o niña se lo hacen lo defiendo para que no lo agredan.

¿Has sido víctima del bullying?

A veces, pero pasa cuando algunos niños le tienen envidia a otros, no porque seamos feos o no tengamos lo que otros tienen. A mí me lo hacían porque sabía más cosas que otros de mi misma edad.

¿De qué manera se burlaban de ti?

Se enteraban que en mi casa hacía cosas que otros niños no, como barrer, regar el jardín, recoger basura. Me decían que eso era para niñas, y les digo que no, porque estoy ayudando en mi casa, como lo hace toda la familia. Se burlan porque son envidiosos y pesados.

¿Crees que los adultos somos muy complicados?

Un montón. Todos deberían ser niños, porque una cosa es que crezcas y otra que dejes de ser feliz como niño. Por eso para entenderlos deben recordar que también fueron niños alguna vez.

¿En qué les debemos imitar a ustedes los niños para ser más felices?

Deberían pensar que la vida se vive una vez y hay que usar el tiempo para compartir con la familia, que es lo más importante por siempre. Todos juntos, mamá, papá, abuelitos, tíos, hermanos y primos, debemos convivir y pasarla bonito. Que no siempre sea trabajar, ganar dinero y pasarla frente al televisor viendo programas que muestran más problemas que sólo dejan loca a la gente y con preocupaciones ajenas.

Hablando de la familia, ¿cómo te llevas con Kenny Calderón (“Chayak”)?

Pues no convivimos mucho porque se la pasa viajando y trabajando mucho. Pero ¡me cae muy bien!

¿Cuando seas grande quieres ser como él?

Sí, porque trabaja mucho y en lo que le gusta, pero también le hicieron bullying y eso no me gusta. Pero aprendí de Kenny que cuando uno se propone a cumplir sus sueños con empeño los logras y eres muy feliz.

¿De grande qué quieres ser?

Artista. Voy a salir en la tele, en las páginas de Diario de Yucatán, en la radio…

¿Y también seras rey del Carnaval cuando crezcas?

¡Ojalá! Pero que me elijan a la primera, no como el pobre de “Chayak” que lo sufrió varios años y tuvo que sufrir las burlas durante ese tiempo.

Luego hasta “Cuxum” se burlaba de él cada vez que no era elegido, ¿verdad?

¡Sí! Se burló mucho de Kenny, pero ahora que ganó ya se desquitó (lanza las carcajadas). A mí no me va a pasar, te lo aseguro.

¿Qué le recomiendas a los niños en su día?

Que vivan su infancia como debe ser. Hay que aprender que los momentos de la vida pasan y no regresan. Me gusta ser niño y, aunque sé que voy a crecer, quiero disfrutarlo ahora y luego seré feliz como “Jorge Carlos” grandote. Todo tiene su momento.

Así es “Jorge Carlos”, un niño que no teme decir todo lo que piensa, aunque por ello se gane los regaños de su mamá.




Volver arriba