Enséñales modales a tus hijos

Un bebé es la cosa más hermosa del mundo. Lo que siempre me ha llamado la atención de un pequeñín, independientemente de sus ojos o de su sonrisa, son sus manos, esas manitas diminutas que cuando se estira las abre lentamente y las vuelve a cerrar mostrando en ese movimiento unos deditos largos e incontrolables que producen mucha ternura.

Pero los bebés van creciendo y en pocos meses se vuelven personitas superinteligentes que rápidamente te agarran la medida.

Cuando quieren brazos, lloran; cuando no quieren comer, cierran la boca y no hay forma humana de abrírsela, y cuando no se compra lo que les gustó hacen un berrinche monumental: se tiran al suelo, patalean y arman su show en cualquier lado.

Los niños nacen sin libro de instrucciones para los papás, lo que supone que los tienen que educar según sus propios criterios, una responsabilidad grande, sobre todo ahora que ambos trabajan. Éstos, al no tener tiempo, tienen que delegar esta tarea a terceras personas, sean maestros, abuelitos o personal doméstico.

La ventaja que tienen los niños es que todo lo aprenden muy rápido. Desde muy pequeños son capaces de imitar el comportamiento de sus papás, por eso ellos, y sobre todo la mamá, deben enseñarles buenos modales a sus hijos.

Hacer que los niños se porten bien es una labor que empieza en la casa y se prolonga en la escuela, lo que sin lugar a dudas a medio y largo plazos dará como resultado adolescentes buenos. Hay que enseñar a los niños pequeñas reglas para que cuando crezcan puedan estar en cualquier lugar y ser aceptados, sobre todo en este mundo tan globalizado que nos ha tocado vivir.

—–

*) Diplomada en protocolo y organización de eventos, y artista plástica. Correo: [email protected]




Volver arriba