Crece interés de mexicanos en los servicios para mascotas

 

MÉXICO (Notimex).- Servicios funerarios, hoteles, spas o gimnasios y boutiques para mascotas son un segmento que cobran fuerza en México y que este año podría crecer entre 20 y 25 por ciento, estimó Federico Porras, gerente de Dangu Pet Hotel.

El dueño de uno de los primeros hoteles para mascotas en el país previó que este sector podría tener una mejora respecto al año pasado, cuando se ubicó en alrededor de 10 por ciento, gracias el desarrollo de nuevos giros del negocio que también incluye los masajes a domicilio.

Estos nuevos negocios, detalló, están orientados a un mercado de alrededor de 26 millones de mascotas, de los cuales 22 millones son perros y el resto son gatos domésticos.

Consideró que las ganancias del sector en 2013 en cuanto a servicios ascendieron a mil millones de pesos y ahora las ventas repuntan de manera acelerada con la aparición de nuevos centros de negocio que ofrecen alimentos y servicios alternos, sobre todo para el llamado mejor amigo del hombre.

En entrevista, refirió que el alimento para perros -al que ya se le aplica el Impuesto al Valor Agregado (IVA)- es una industria de 790 mil toneladas anuales en México y su valor es de alrededor de siete mil millones de pesos al año.

Federico Porras comentó que Dangu Pet Hotel –ubicado a 25 minutos del Distrito Federal- fue concebido como el primer concepto moderno para hospedar al aire libre a los perros, gatos y otras especies.

Aseguró que el servicio que ofrece la firma que representa es una alternativa para los dueños de mascotas que tienen que salir de la ciudad y que quieren evitar que sus animales sufran al quedarse encerrados en jaulas pequeñas, en azoteas o espacios muy reducidos.

Señaló que el encierro en espacios minúsculos causa estrés y afecta la conducta de los perros y gatos, que los lleva a reacciones hostiles, agresivas, depresivas que hacen que el animalito se enferme, incluso se escape.

Es así que Dangu atiende la necesidad de cuidad las mascotas de quienes se enfrentan al reto de desempeñar sus actividades cotidianas y laborales sin descuidar las necesidades de atención y esparcimiento que requieren estos animales de compañía, puntualizó Federico Porras.

 




Volver arriba